Hallan en Israel los restos más antiguos de ‘Homo sapiens’ fuera de África

Lugares donde se han encontrado los restos./
Lugares donde se han encontrado los restos.

Nuestra especie salió de su continente natal 50.000 años antes de lo que se pensaba, según una investigación en la que han participado científicos españoles

Luis Alfonso Gámez
LUIS ALFONSO GÁMEZ

Los primeros de los nuestros salieron de África al menos 50.000 años antes de lo que se creía. Un equipo internacional de investigadores, dirigido por el paleoantropólogo Israel Hershkovitz, de la Universidad de Tel aviv, informa esta semana en la revista ‘Science’ del hallazgo en Israel de un fragmento de mandíbula humana de hace entre 177.000 y 194.000 años. El trozo de maxilar superior y sus ocho dientes son los restos más antiguos de nuestra especie fuera del continente en que nacimos y contemporáneos de los de Omo Kibish y Herto (Etiopía), considerados los primeros de ‘Homo sapiens’ con antigüedades de unos 195.000 y 160.000 años, respectivamente.

Fósiles y genética apuntan que los humanos modernos surgimos hace unos 200.000 años en África oriental. Desde allí, conquistamos el mundo: nos expandimos por Asia hace unos 100.000 años, llegamos a Oceanía hace 60.000, a Europa hace 40.000 y a América, a través del estrecho de Bering, hace 30.000.

Ahora, la mandíbula de la cueva de Misliya, en el monte Carmelo, demuestra que algunos de nuestros antepasados abandonaron la cuna mucho antes. Eso implica que «pudieron encontrarse e interactuar durante más tiempo con otros humanos arcaicos, con más oportunidades para los intercambios biológicos y culturales», destaca Rolf Quam, antropólogo de la Universidad de Binghamton (EE UU) y uno de los autores del estudio. Más tiempo para la hibridación fruto de la cual usted, si no es subsahariano, porta en su ADN entre un 2% y un 4% de genes neandertales.

Conquista fallida

«Estamos ante el primer humano moderno fuera de África siempre que no consideremos al actual Israel parte de ese continente, que lo es. Israel es ecológica y geográficamente África», puntualiza Juan Luis Arsuaga, codirector de las excavaciones de Atapuerca y uno de los firmantes del estudio. El paleoantropólogo español va más allá. A su juicio, los fósiles de Misliya «podrían ser también los más antiguos de ‘Homo sapiens’» porque los marroquíes de Jebel Ihroud, de hace unos 300.000 años, corresponderían a ‘presapiens’. De la misma opinión respecto a la ‘africanidad’ de Israel y los fósiles de Jebel Ihroud, presentados al mundo en junio y que prueban que miembros primitivos de nuestro linaje se habían expandido por toda África ya hace 300.000 años, es José María Bermúdez de Castro, otro de los codirectores de Atapuerca.

El también investigador del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (Cenieh) y la actual directora de ese centro, María Martinón_Torres, viajaron hace cinco años a Israel para examinar el fósil del monte Carmelo. Los dos son expertos en dientes humanos y coautores también del artículo de ‘Science’. «Cuando María y yo analizamos el fósil de Misliya y llegamos a la conclusión de que era ‘sapiens, no sabíamos que tenía 177.000 años», indica Bermúdez de Castro. Esa antigüedad se ha establecido mediante varias técnicas de datación aplocadas al esmalte, la dentina, el sedimento en el que se encontró el fósil y útiles quemados desenterrados cerca de él.

Los humanos de Misliya eran más robustos que nosotros, pero menos que los neandertales. Estos últimos, miembros de una estirpe humana que había abandonado África mucho antes, se habían expandido ya por esa época con éxito por Europa hasta el Levante mediterráneo, por lo que no puede descartarse que ambas especies entraran en contacto en Israel hace casi 200.000 años. «Es un lugar perfecto para que hubiera hibridación entre las dos especies», especula Bermúdez de Castro. El yacimiento de Misliya revela, además, que nuestros antepasados de Israel de hace 177.000 años dominaban el fuego, usaban un sofisticado sistema de talla de herramientas de piedra –la llamada técnica Levallois– y eran capaces de cazar animales de gran tamaño. Pero fracasaron en su asalto a Europa.

«Los neandertales eran una especie ‘sapiens’ muy potente y seguramente hicieron de barrera para el temprano avance de nuestra especie hacia Europa», indica Bermúdez de Castro. «Los europeos actuales somos descendientes de los ‘Homo sapiens’ que colonizaron el continente hace 40.000 años», explica Arsuaga. Y destaca que no hay ninguna prueba de que aquellos humanos de Misliya tuvieran ya la mente simbólica de la que surgió el arte hace unos 100.000 años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos