Descubren que dos fenómenos climáticos en el Atlántico influyen en las sequías

Los embalses de las cuencas hidrográficas del Guadiana y Guadalquivir han seguido descendiendo en el último mes en Castilla-La Mancha./Mariano Cieza (Efe)
Los embalses de las cuencas hidrográficas del Guadiana y Guadalquivir han seguido descendiendo en el último mes en Castilla-La Mancha. / Mariano Cieza (Efe)

La investigación, realizada por varias universidades, será útil para la planificación hídrica, agraria y forestal

J.V. MUÑOZ-LACUNAToledo

Dos fenómenos climáticos en el Atlántico y no uno, como se pensaba hasta ahora, condicionan episodios como los períodos de sequía o los inviernos templados y lluviosos o fríos y secos. Así lo ha descubierto una investigación realizada por las universidades de Castilla-La Mancha, País Vasco, Alcalá de Henares (Madrid) y Ginebra (Suiza).

Según este estudio, que se ha publicado en la revista “Nature Communications”, hasta ahora se pensaba que los períodos de sequía en Europa se debían sólo a la oscilación del Atlántico Norte (NAO), una fluctuación a gran escala en la masa atmosférica situada entre la zona de las altas presiones subtropicales y la baja polar en la cuenca del Atlántico Norte. Esta oscilación influye en la fijación de carbono, el crecimiento de los árboles o los ciclos de plagas forestales. Sin embargo, no explicaba la productividad forestal a largo plazo.

Lo que ahora aporta esta investigación es la existencia de anomalías periódicas de la temperatura a nivel superficial del Océano Atlántico, lo que se conoce como “oscilación multidecadal atlántica” (AMO), un fenómeno que aparece al norte de este océano y por el cual las temperaturas oceánicas siguen un ciclo de una duración total de unos 70 años.

Planificar la política hídrica

“La interacción entre ambos modos climáticos, la NAO y la AMO, controla en gran medida la productividad de los ecosistemas. La NAO es como una llave que abre y cierra la entrada de las borrascas pero es necesario el control de AMO, lo que finalmente determina la temperatura y humedad del aire que llega a la Península”, explica Manuel Esteban Lucas, investigador de la Universidad de Castilla-La Mancha.

Según estos expertos, los resultados de esta investigación, que se inició hace cinco años, serán esenciales para la futura planificación hídrica, agraria y forestal y, en particular, para evaluar la vulnerabilidad climática de los ecosistemas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos