El Gobierno cierra definitivamente la central nuclear de Garoña

Central nuclear de Santa María de Garoña, en Burgos. / I. Aizpuru

Deniega la reapertura por falta de consenso político y asegura que la decisión tendrá un “nulo impacto” en el mercado energético

David Valera
DAVID VALERAMadrid

El Gobierno tira la toalla y cierra definitivamente la central nuclear de Garoña, la más antigua de España, que ya había superado los 40 años de operaciones. “Denegamos la autorización de explotación”, ha afirmado el ministro de Energía, Álvaro Nadal, en una comparecencia para fijar la posición del Gobierno. El Ejecutivo se había mostrado partidario de la continuidad de la central, máxime después de que el Consejo de Seguridad Nuclear aprobase este año un informe en el que avalaba su reapertura siempre y cuando se realizasen algunas reformas. Sin embargo, la falta de “consenso político”, como ha señalado el ministro al recordar que todos lo partidos, salvo el PP, habían solicitado el cierre, y las discrepancias entre las empresas propietarias (Iberdrola y Endesa) le han llevado a desistir por la falta de “certidumbre” sobre el futuro de Garoña y anunciar su liquidación.

Más información

“La posición de Garoña se ha basado en cuestiones ideológicas y no en un debate sosegado sobre el futuro de las centrales”, ha lamentado Nadal. En cualquier caso, el ministro ha insistido en que la decisión de cerrar Garoña, una central de “pequeñas dimensiones”, no afectará al sistema y tendrá un “nulo impacto” en el mercado energético de España.

Nadal también ha lanzado una crítica para el papel de las compañías explotadoras de Garoña. “Las propias empresas han usado Garoña como elemento o de presión del parque central nuclear en su conjunto”, ha explicado. En este sentido, ha dicho que el Gobierno no tiene pensado rebajar las tasas nucleares. Además, Nadal ha reconocido que el cierre de la central afectará a sus trabajadores, pero ha recordado que hay un plan de prejubilaciones y de recolocación ya en marcha.

Mantener el parque nuclear

En cualquier caso, Nadal ha querido dejar claro que la decisión sobre Garoña no modifica la opinión del Gobierno sobre el parque nuclear. De hecho, el titular de Energía ha recordado que la posición del Gobierno sigue siendo mantener el parque nuclear. De hecho, Nadal ha mostrado su apoyo para que la central de Almaraz, que en 2020 cumple los 40 años, siga operando. “Espero que no haya más Garoñas”, ha sentenciado el ministro de Energía. En este sentido, ha destacado que el cierre de todas las centrales nucleares, como proponen algunos partidos, provocaría un aumento del 25% del precio de la electricidad en el mercado mayorista.

Con la decisión de hoy se pone fin a un culebrón que comenzó en 2012, cuando Garoña dejó de funcionar tras cumplir sus 40 años. Un año después llegó una orden ministerial que anunciaba su cese definitivo. Sin embargo, las compañías pidieron su reapertura en 2014. El Consejo de Seguridad Nuclear estudió el caso y se pronunció en febrero. Sin embargo, Iberdrola cambió de opinión y apostó por no reabrirla alegando los elevados costes de las reformas necesarias, mientras Endesa se mostró partidaria de seguir adelante. Pero la última palabra la tenía el Gobierno. Y se ha producido hoy para anunciar su cierre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos