Tu cara no me suena

Tres chinas son retenidas cuando tratan de salir de Corea del Sur porque la Policía no puede reconocer sus rostros tras haberse sometido a cirugía estética

Las tres jóvenes chinas con sus pasaportes en el aeropuerto.
Zigor Aldama
ZIGOR ALDAMA

Tres jóvenes chinas decidieron someterse a diferentes operaciones de cirugía estética en Corea del Sur el pasado día 1, coincidiendo con la semana festiva que comienza en su país el Día Nacional de la República Popular. Todo fue según lo previsto hasta que, a la hora de embarcar en el vuelo de regreso a casa, los funcionarios de fronteras surcoreanos las retuvieron. Con las caras hinchadas y envueltas en vendajes, los policías no podían certificar que fuesen las mismas mujeres que aparecían en las fotografías de los pasaportes.

La historia saltó el domingo a las redes sociales chinas cuando una famosa presentadora de televisión, Jian Huahua, publicó en Weibo –equivalente a Twitter– una foto del trío en un aeropuerto de Corea del Sur. Acompañó la imagen de un comentario que ha provocado una tormenta: «Ni siquiera sus madres las reconocerían», escribió Jian en un mensaje que ha borrado después de haber recibido casi 40.000 comentarios y 70.000 ‘me gusta’.

La mayoría de los internautas ha hecho comentarios jocosos y ha criticado el auge de la cirugía estética en China, donde procedimientos como la creación del ‘doble párpado’ y el estrechamiento de la nariz y del mentón son cada vez más habituales. Pero otros han denunciado la falta de tacto de Jian a la hora de relatar lo que seguramente ha sido un episodio traumático para sus protagonistas. Y algunos incluso han puesto en duda que la historia sea real. Estos últimos aducen que desde 2012 Corea del Sur recoge los datos biométricos de todos los extranjeros que visitan el país, cuyas huellas dactilares son escaneadas en puertos y aeropuertos antes de cruzar la frontera. Este sistema utiliza tanto las huellas como el reconocimiento facial. Y ahí reside el problema.

Corea del Sur se ha convertido en la meca asiática de la cirugía estética. La buena reputación de sus especialistas y las facilidades que dan los centros sanitarios han hecho que el turismo médico haya explotado en la última década, que ha coincidido también con la proclamación de China como segunda potencia mundial. Según el ‘International Medical Travel Journal’, el número de personas que viajaron a Corea del Sur para someterse a algún tipo de procedimiento ha pasado de solo 7.901 en 2007 a las casi 300.000 que se esperan este año. Y la mayoría son chinas que quieren mejorar su apariencia.

Conscientes de que el bisturí puede modificar sustancialmente las facciones de los pacientes, algunas clínicas surcoreanas ofrecen un documento en el que detallan los procedimientos realizados, la duración de la estancia y una fotografía del antes y el después de la cirugía. Eso, teóricamente, facilita la salida del país en caso de que los agentes que controlan las fronteras frunzan el ceño. Pero se desconoce si el trío que ahora acapara la atención contaba con esos documentos y si finalmente ha logrado regresar a China.

Temas

China

Fotos

Vídeos