Botas de ertzaina por 50 euros en internet

Las nuevas botas militares./
Las nuevas botas militares.

Prendas de la Policía vasca se subastan en la red a pesar de que su venta está penada con hasta cuatro años de suspensión de empleo y sueldo

David S. Olabarri
DAVID S. OLABARRI

Este mismo mes una usuaria colgó en una conocida página de compraventa de internet -Wallapop- un anuncio en el que se ofertaban unas «botas nuevas militares» por 50 euros. En el texto se precisaba que el calzado era de la talla «39 grande» y que no habían sido estrenadas. Las botas, a simple vista, no tenían nada de especial respecto a muchas otras que se ofertaban en esa misma página. Lo único que llamaba la atención era un número de cinco cifras que aparecía en la parte inferior de la foto.

Un ertzaina que vio el anuncio no tardó en identificar las botas. Eran del mismo modelo que las que tiene él para trabajar. En concreto, eran las que el Departamento vasco de Seguridad adjudica a los ertzainas cada cierto tiempo. El Ejecutivo otorga a los nuevos agentes una serie de materiales de dotación (zapatos, pantalones, camisetas, el arma reglamentaria...) que tienen la obligación de conservar y de mantener en buen estado. La ropa, por ejemplo, se va renovando de forma periódica en función del desgaste, del paso del tiempo y también si se producen importantes cambios en la fisionomía de un funcionario. En algunas ocasiones, los agentes pueden utilizar sus propias vestimentas, siempre y cuando no rompan con la imagen corporativa de la Er-tzaintza.

A los agentes se les proporcionan ropas y materiales que tienen la obligación de conservar

En teoría, los materiales entregados por el Gobierno vasco son de su propiedad. Y un agente que, por ejemplo, se deshiciese de ellos de manera injustificada podría estar incurriendo en una falta muy grave. Una infracción administrativa que, en el peor de los casos, acarrearía la expulsión de la Policía vasca durante un periodo comprendido entre los dos y los cuatro años -suspensión de empleo y sueldo-, según consta en el régimen disciplinario de la Ertzaintza.

Negociando el precio

Lo que más sorprendió al agente que vio las botas en venta fue que el número que aparecía en la parte inferior de la foto era el registro profesional de una agente vizcaína, integrante de la promoción número 21, a la que, en principio, pertenecían las botas militares. Un usuario -al parecer otro ertzaina- preguntó por el calzado en la misma página de internet. En concreto, envió un mensaje privado a la persona que había puesto el producto en el mercado digital para saber si estaría dispuesto a rebajar los 50 euros que había fijado como precio de salida. La vendedora contestó horas después que podría bajar el precio 5 euros como máximo. Y su interlocutor le respondió pidiéndole que se las enviase a la UTAP - Unidad Técnica Auxiliar de la Policía- de San Sebastián, la sede en la que trabajan los funcionarios no policiales que apoyan a la Ertzaintza en asuntos administrativos. Por ejemplo, con la vestimenta. «¡Cómo tienes tanta jeta!», le recriminó el supuesto comprador a la policía.

Lo cierto es que en las páginas de compraventa de internet se pueden encontrar numerosos objetos de la Ertzaintza. La diferencia es que muchos de ellos son antiguos y, además, no aparece el número profesional del agente. Es decir, no se sabe si el que está tratando de vender ese objeto es un funcionario o no. Según las fuentes consultadas por este diario, cuando un ertzaina se jubila debe devolver los materiales, aunque se les da la opción de quedarse con la ropa vieja. Lo que no está permitido es venderla. En Wallapop, por ejemplo, se pueden encontrar viejas sudaderas de las primeras promociones de la Policía autonómica por 75 euros. También se venden camisas usadas por 50 euros y txapelas -que ahora mismo prácticamente sólo se usan en los uniformes de gala-, por 60 euros. Además de ropa, en internet también aparecen otros objetos policiales. Por ejemplo, están a la venta fundas para guardar esposas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos