Una ballena aparece en París para advertir sobre el cambio climático

Escultura de la ballena a orillas del Sena / REUTERS

La escultura de plástico mide 15 metros y pesa casi 30 toneladas

MÓNICA LOZANO

Sobre la orilla del río Sena en París, a pocos metros de la Catedral de Notre Dame se encuentra varada una ballena. La imagen es abrumadora, pero quienes se acercan a observar semejante escena agradecen que solo se trate de una escultura hiperrealista con la que un colectivo de artistas belga conocidos como Captain Boomer, tratan de advertir al mundo sobre los efectos del cambio climático.

Se trata del proyecto Whale que busca evidenciar a través de la creación de este animal de 15 metros y casi 30 toneladas, “una metáfora gigantesca de la ruptura de nuestro sistema ecológico”.

La puesta en escena no solo es la inmensa escultura de plástico representando el animal. Al rededor de este hay supuestos científicos que toman muestras del animal moribundo.

El proyecto ya lleva 4 años, y ha estado también en Valencia, La Haya, Ostende y Amberes (Bélgica), Duisburgo (Alemania) y Rennes (Francia). Este fin de semana, el inmenso cachalote ha llegado al muelle de la Tournelle donde permanecerá tres días.

Cambio climático

Por difícil que parezca ser testigo de esta escena, no está alejada de la realidad. El cambio climático está afectando seriamente el hábitat de estos animales.

El aumento de las temperaturas impacta dirctamente en los océanos. De acuerdo con IFAW (Fondo Internacional para el Bienestar de los Animales, en español), los cetaceos se enfrentan a la pérdida de las fuentes de alimentos, cambios en la cadena alimenticia de todo el océano; además del impacto en las rutas migratorias y las consecuencias de sus lugares de crianza.

Cabe recordar incidentes como el que sucedió a inicios de este año, cuando un total de 416 ejemplares de la especie conocida como ballena piloto quedaron varados en las costas de Nueva Zelanda.

Fotos

Vídeos