La asturiana asesinada en Arbón tenía varias fracturas en el cráneo

Los buzos de la Guardia Civil encontraron un saco lleno de piedras en el fondo del embalse./EL COMERCIO
Los buzos de la Guardia Civil encontraron un saco lleno de piedras en el fondo del embalse. / EL COMERCIO

La investigación policial se centra en un conocido de Paz Fernández y en un saco con piedras que pudo ser utilizado para lastrar su cuerpo en el fondo de un embalse

M. P.

La investigación sobre el asesinato de Paz Fernández avanza en Asturias en medio de la conmoción social causada por este trágico desenlace y las desapariciones de otras dos mujeres en la provincia en circunstancias extrañas. La autopsia practicada al cadáver de esta vecina de Gijón, de 43 años y madre de dos hijos, ha determinado que falleció como consecuencia de las graves fracturas que sufrió en la cabeza y que fueron causadas con un objeto contundente. También presentaba varios hematomas en el cuello. La víctima desapareció el pasado 13 de febrero en Navia y el martes fue localizado, en el cercano embalse de Arbón, su cuerpo en avanzado estado de descomposición, lo que alimenta la hipótesis de que murió pocas horas después de desaparecer.

Las pesquisas de la Guardia Civil giran en torno a un conocido de Paz Fernández. Al parecer, la mujer había viajado a Navia donde tenía varias amistades, entre ellas, un hombre con el que mantuvo una relación sentimental tiempo atrás. Antes de perderse su rastro fue vista en varios establecimientos del pueblo con un individuo que ya ha sido identificado. También habría llamado a un amigo para comentarle que quería comprar una caravana, pero que le faltaba el dinero necesario, informó ayer ‘El Comercio’. La señal de su móvil se perdió esa misma noche a unos ocho kilómetros del municipio.

Tras el hallazgo del cadáver, los buzos del instituto armado localizaron en el fondo del pantano un saco con piedras en su interior. Esta circunstancia induce a pensar a los investigadores que el asesino pudo utilizarlo para intentar ocultar el cadáver en el interior del embalse.

Conmoción

El asesinato ha provocado una profunda conmoción en la región, donde prosigue la búsqueda de otras dos mujeres que se encuentran ausentes desde la semana pasada y sobre las que no se ha hallado rastro alguno. El Ministerio del Interior reiteró ayer su convencimiento de que los tres casos no están vinculados entre sí, pese a suceder en fechas tan próximas. Un extremo reforzado por el hecho de que los agentes centran el crimen de Paz Fernández en alguien de su entorno.

«No perdemos la esperanza. Pasan los días y se hace muy difícil, pero la esperanza aún está ahí», declaró ayer el padre de Lorena Torre, la gijonesa de 40 años que hace ocho días desapareció en el trayecto entre la superficie comercial en la que trabajaba y la casa de sus progenitores en Gijón. Su coche fue encontrado en el aparcamiento de un restaurante con todas sus pertenencias dentro.

Al igual que en su caso, decenas de equipos de rastreo buscan a Concepción Barbeira, vista por última vez hace seis días cuando salía de su domicilio en dirección a su trabajo y de la que sólo se sabe que dejó su coche en Castrillón. Los expertos llevan rastreados 40 kilómetros de litoral y este fin de semana la búsqueda se ampliará.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos