Amigos de 'la Manada' declaran por otra supuesta agresión sexual en Pozoblanco

Los integrantes de 'la Manada', en Pamplona./E. C.
Los integrantes de 'la Manada', en Pamplona. / E. C.

Cuatro de los cinco jóvenes juzgados en Pamplona están acusados de someter a abusos a una chica de 21 años dentro de un coche

M. J. C.

Dos semanas después de concluir la vista oral contra ‘la Manada’ por la supuesta violación a una chica en los sanfermines del año pasado y, a la espera de la sentencia, cuatro de los cinco sevillanos afrontan una nueva instrucción judicial por una denuncia de abusos sexuales, en la que también está procesado un quinto joven ajeno al juicio de Pamplona. El juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Pozoblanco (Córdoba) ha citado para hoy a tres amigos del grupo para que testifiquen en la diligencias abiertas tras la acusación presentada por una joven de 21 años, quien sostiene que abusaron de ella en el interior de un coche cuando volvían de la feria de Torrecampo en mayo de 2016.

Al parecer, los hechos tuvieron lugar dentro del turismo y fueron grabados y divulgados a través de mensajes de ‘WhatsApp’. La chica ya ha declarado en dos ocasiones y los abogados de los acusados tratan de restarle credibilidad por «las contradicciones», ya que «la frase que más ha puesto de relieve es que no recuerda nada y ha demostrado una memoria selectiva». Los letrados sostienen que el supuesto uso de burundanga que ella alega es «una elucubración interesada».

Según el juez instructor, la joven y los acusados se conocieron en la fiesta de Torrecampo. Uno de ellos se ofreció a acompañarla a su domicilio en su vehículo, donde nada más entrar y sentarse en el asiento del copiloto cayó «en un estado de profunda inconsciencia». El auto recoge que en el vehículo se montaron también otros tres miembros de ‘la Manada’. Mientras uno «le besaba en la boca, los demás le tocaban los pechos, riéndose de la víctima».

Según el magistrado, la llevaron hasta la localidad de Pozoblanco, donde la joven se despertó «completamente desnuda en el asiento de atrás» y con el mono y las medias rotas. Se vistió y se colocó en el asiento del copiloto, momento en el que presuntamente el conductor le requirió «para que le hiciera una felación». Ante la oposición de ella, el relato judicial añade que fue golpeada «dos veces en la cara y otra en el brazo». Acto seguido, la empujó fuera del automóvil y la insultó.

Dos grupos de ‘WhatsApp’

Los tocamientos practicados en el vehículo fueron presuntamente grabados por otro de ellos con el teléfono móvil de un tercero. Crearon dos archivos de vídeo, el segundo de los cuales fue compartido en un chat denominado ‘Manada’, en el que posteriormente se refirieron a la víctima como «la bella durmiente». Además, el vídeo fue difundido en otro grupo de ‘WhatsApp’ llamado ‘Peligro’.

Estos hechos están tipificados en el artículo 181 del Código Penal como cuatro delitos de abuso sexual, de los que aparecen como autores los cuatro investigados. Asimismo, el magistrado imputa al conductor del coche un delito de lesiones.

El ‘caso de Pozoblanco’ salió a la luz a raíz de la investigación de lo acontecido en Pamplona. Y es que la investigación en los Sanfermines hizo que se tirara del hilo y se descubriesen las conversaciones de ‘WhatsApp’ de los imputados tras la feria de Torrecampo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos