'La Manada' dice que las relaciones fueron consentidas y que ella «también participaba»

Manifestación en el exterior de la Audiencia de Navarra. / EFE

Los acusados de la violación múltiple de sanfermines afirman que ella estuvo de acuerdo con ellos en buscar un hotel y que en su opinión «disfrutó»

GABRIEL GONZÁLEZ

Los cinco acusados de violar a una joven en los Sanfermines de 2016 insistieron ayer en que las relaciones fueron consentidas, que ella estuvo de acuerdo con ellos en buscar un hotel y que dentro del portal «participaba tanto como ellos», y que en su opinión disfrutó. Al preguntarles en qué consistió ese consentimiento, no han sabido responder. Según el abogado de la víctima, han afirmado que «no hacía falta decir nada». Tan sólo el Prenda ha dicho que se basó en la actitud de ella, según el mismo letrado. El mismo abogado ha afirmado que el Prenda ha reconocido que «no hubo consentimiento de palabra». Es decir, las contradicciones entre los abogados han sido continuas.

El Prenda reconoció que ella no les dijo explícitamente que quería mantener relaciones dentro del portal, pero añadió que el consentimiento «se derivaba de la situación y del contexto» que les había llevado hasta allí, y que ella no dijo que «no» ni que pararan en ningún momento, algo que la misma denunciante reconoció en su declaración, en la que dijo que «entró en shock». Otros afirmaron que ella dijo que sí.

Los cinco afirmaron que ella estuvo de acuerdo en buscar un hotel para mantener relaciones sexuales con ellos

La declaración de los cinco apenas varió de la prestada en instrucción, con el matiz de que ayer rebajaron la iniciativa que en septiembre de 2016 habían atribuido a la joven. Entonces afirmaron que era ella la que lideraba las relaciones sexuales en el interior del portal, que fue ella la que desnudó a uno de ellos y la que los dirigía en muchos momentos. Ayer, un día después de que el policía foral que analizó los vídeos declarara que en las imágenes «no se ve participar ni colaborar» a la joven, los acusados afirmaron que ella «participaba», y que al menos era «tan activa como ellos», pero ya no le atribuyeron ese liderazgo. En su opinión, «por los gemidos y sus caras», creen que disfrutó de la experiencia, que estuvo «bien para todos».

El relato que ofrecieron de los 39 minutos que transcurren desde que se conocen en un banco de la Plaza del Castillo hasta que los cinco son captados por las cámaras de vuelta del portal de Paulino Caballero fue muy distinto al relatado por la denunciante. Ellos afirman que la joven se sentó a su lado, que tras presentarse hablaron de sexo, ella les dijo que nunca había estado con alguien de Sevilla y cuando uno de ellos le dijo si se atrevería con dos, la joven les respondió «que con los cinco». Entonces, según la versión de los acusados, fueron a buscar un lugar apartado. «Sí, sí, vámonos», afirmaron que les dijo la joven.

Rebajaron la iniciativa que en su primera declaración habían atribuido a la joven en las relaciones

Primero, según su versión, lo intentaron en un portal de la Plaza del Castillo, hasta que descubrieron que era la entrada a los baños de un bar, que después probaron en un hotel ,y que mientras caminaban vieron a una mujer abriendo un portal y que uno de ellos decidió entrar para después dar paso a todos. Afirmaron que no le agarraron del brazo ni le taparon la cara, que era ella la que les decía que hablaran bajo para no alertar a los vecinos. Insistieron en que las relaciones sexuales fueron consentidas y que ella «habló poco», como todos.

Les preguntaron por la grabación de los siete vídeos y ellos apuntaron que creían que ella «se daba cuenta de que la estaban grabando». Aseguraron que no adoptaron ninguna precaución y que al terminar se marcharon. No incidieron, como hicieron en instrucción, en que el motivo de la denuncia podía deberse a que se «portaron mal» con ella, porque ella quería seguir de fiesta con ellos y el grupo se marchó dejándola sin ropa y en el suelo en el portal. Ayer se limitaron a decir que se marcharon del portal y que no saben por qué les denunció la joven. Añadieron que salieron andando, hablaron con unas jóvenes que había junto al monumento del Encierro y que después unos se fueron a comer una pizza y otros a buscar un lugar donde dormir. Al término de sus declaraciones, que empezaron a las diez y terminaron a las ocho y media, los cinco fueron conducidos de nuevo a prisión.

Aforo completo para lunes y martes

Hoy se celebrará la última sesión de prueba y el juicio no se reanudará hasta el lunes. Ese día expondrán sus conclusiones finales las acusaciones (fiscal, acusación particular que representa a la joven, Ayuntamiento de Pamplona y Gobierno de Navarra), mientras que el martes lo harán los tres abogados de las defensas y el juicio concluirá con el turno para la última palabra de los cinco acusados. Estas dos últimas vistas serán en audiencia pública, lo que a priori significa que cualquier persona puede acceder a la vista para seguir el desarrollo de las sesiones. En la práctica no va a poder ser así por limitaciones de aforo. La sala del jurado, la más amplia de todo el Palacio de Justicia, cuenta con 70 sillas para público, pero según un acuerdo de la Sala de Gobierno del TSJN, en todos los juicios tiene prioridad las familias de los implicados y los periodistas. De momento, ya se han acreditado 45 medios para seguir el juicio (uno por medio), por lo que sumando las familias el aforo estará prácticamente completo. Los informadores no podrán entrar con móvil, tablet, grabadora ni cámara.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos