Académicas y mujeres del sector editorial apoyan el 8-M

Académicas y mujeres del sector editorial apoyan el 8-M

Profesionales del mundo del libro han lanzado su manifiesto para respaldar la huelga y unir su «voz a la de todas las mujeres que van a salir a clamar» por sus derechos

ELCORREO

Mujeres del ámbito de la universidad y del sector editorial, así como periodistas y comunicadoras de toda España han promovido distintos manifiestos de apoyo a las convocatorias de huelga general feminista del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer. Inspiradas por sus «compañeras periodistas», que la semana pasada hicieron público su manifiesto, profesionales del mundo del libro han lanzado el suyo para respaldar la huelga y unir su «voz a la de todas las mujeres que van a salir a clamar» por sus derechos.

Bajo el titulo ‘#LasMujeresdelLibroParamos’, impulsado por la editora Patricia Escalona, la ilustradora Paula Bonet y un grupo de escritoras de todo el país, indican que sus reivindicaciones «no son diferentes a todas las que se hacen desde distintos colectivos sociales». Así, las trabajadoras del sector del libro piden la eliminación de la brecha «exigiendo transparencia salarial», para conocer la «verdadera situación de las mujeres en la industria y empezar a poner nombre y cifras reales a la desigualdad». Además quieren igualdad en el acceso a los cargos de responsabilidad.

Salarios más bajos

Al mismo tiempo, reclaman la denuncia «sin paliativos» del acoso sexual y laboral; la participación igualitaria en las plataformas de difusión y promoción de la literatura; y la corresponsabilidad en la conciliación familiar y cuidados. «Este trabajo recae, con pocas excepciones, en las compañeras profesionales que ya soportan una carga importante debido a sus obligaciones laborales», apostillan.

Por su parte, las profesoras e investigadoras que trabajan en la universidad también se suman a la movilización. Según explican, pararán porque reciben salarios «más bajos», su carrera académica está «más llena de obstáculos» que la de sus compañeros, con contratos «más precarios» y menor financiación a las investigaciones que ellas encabezan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos