76.449 opositores buscan este fin de semana un empleo fijo en Osakidetza

Vista general de un pabellón del BEC de Barakaldo en las oposiciones de Sanidad de 2015./EL CORREO
Vista general de un pabellón del BEC de Barakaldo en las oposiciones de Sanidad de 2015. / EL CORREO

La primera cita es el viernes por la tarde, con la convocatoria de los fisioterapeutas y de los administrativos, al que seguirán celadores, enfermería y técnicos

María José Carrero
MARÍA JOSÉ CARRERO

Más de 76.000 aspirantes a un empleo fijo en Osakidetza tienen una cita este fin de semana en el BEC de Barakaldo. El pistoletazo de salida se dará el viernes, a las cinco de la tarde, hora a la que está convocados los 1.898 fisioterapeutas inscritos en la oferta pública de empleo (OPE) y los 5.061 administrativos. Los primeros pelearán por 36 plazas y los segundos, por 73. Con estas dos convocatorias, el Servicio Vasco de Salud retoma la OPE que tanta polémica está generando desde hace casi dos semanas debido a la sospecha de que se han filtrado exámenes en las pruebas de médicos especialistas de hospitales. Los sindicatos sostienen que este supuesto fraude no se produce en el resto de categorías.

El sábado será el turno de los técnicos en cuidados auxiliares de enfermería, administrativos y celadores, mientras que el domingo está reservado a enfermeras, técnicos especialistas de laboratorio y operarios de servicios. La megaoposición -96.235 personas se han inscrito para 3.335 plazas- continuará los días 23 y 24 y finalizará el 30 y el 1 de julio con las pruebas prácticas de titulados superiores no sanitarios.

La gran novedad de esta OPE, con un 19% de aspirantes de otras comunidades- consiste en permitir que se reserve la nota a quienes aprueben el examen pero no logren plaza. Si así lo desean, la pueden conservar para la siguiente oposición, en la que se convocarán las vacantes de 2018 y 2019. El ofrecimiento de esta posibilidad responde a una iniciativa que el Sindicato de Enfermería SATSE planteó y que la dirección de Osakidetza aceptó después de requerir un informe a su asesoría jurídica.

LAS OCHO CATEGORÍAS

Celador.
Es la categoría que reúne a más opositores: 18.134 para 142 plazas.
Enfermería.
13.942 titulados compiten por 682 empleos.
Auxiliar de enfermería.
13.692 técnicos en esta especialidad aspiran a conseguir uno de los 572 puestos que se ofertan.
Auxiliar administrativo.
Son 13.053 las personas inscritas para hacerse con un total de 245 plazas.
Operario de servicios.
Esta categoría resulta atractiva para 8.392 personas que van a competir por 180 empleos.
Administrativo.
Son 5.061 los aspirantes un puesto de esta categoría. La oferta es de solo 73.
Especialista de laboratorio.
Osakidetza oferta 94 plazas de esta categoría y se presentan 2.268 personas.
Fisioterapeutas.
1.898 graduados van a competir el viernes por los 36 empleos que se ofertan.

Opción de mejorar la nota

Así, los opositores aprobados pero que no sacan plaza tendrán dos opciones: en la próxima convocatoria podrán, en el momento de inscribirse y pagar las tasas, expresar su voluntad de no hacer el examen y conservar la calificación del anterior, de forma que pasan directamente a la fase de méritos. La segunda posibilidad es examinarse de nuevo para mejorar la nota. Después se elige la mejor, pero siempre que en el segundo examen también aprueben. El objetivo de la medida es reducir el estrés de quienes ya han pasado el examen. Esta novedad exige medidas que garanticen la igualdad de oportunidades entre los opositores de diferentes convocatorias. Para ello, los exámenes serán similares y las normas de evaluación de los tribunales, homogéneas.

Además de SATSE, esta OPE cuenta con el respaldo del Sindicato Médico de Euskadi (SME) y de UGT. El resto de centrales que forman parte de la mesa sectorial de Sanidad -ELA, LAB y CC OO- no la apoyaron al considerar insuficientes los más de 3.300 puestos ofertados.

Organizar una convocatoria de estas características requiere un importante gasto. Nada menos que dos millones de euros. Este elevado desembolso es para pagar los materiales necesarios para los exámenes y su corrección, el alquiler de salas, la contratación de cuidadores, las dietas de los miembros de los tribunales -hay 86, uno por cada categoría, cada uno con ocho miembros- e, incluso, un servicio de limpieza de los baños.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos