Más de 413.000 vascas asalariadas están llamadas a la huelga del 8 de marzo

Organizaciones feministas promueven estos días diferentes actos para impulsar la huelga de mujeres del día 8./EL CORREO
Organizaciones feministas promueven estos días diferentes actos para impulsar la huelga de mujeres del día 8. / EL CORREO

El Gobierno autonómico, que no secunda la convocatoria, publicará un decreto de servicios mínimos «que será igual al de cualquier otra convocatoria de paros»

María José Carrero
MARÍA JOSÉ CARRERO

El 24 de octubre de 1975, Islandia se paralizó. El 90% de las mujeres de este pequeño país, en lugar de ir a la oficina o de dedicarse a las labores del hogar y al cuidado r de sus hijos, tomaron las calles para manifestarse por la igualdad de sexos. Cinco años después, Vigdis Finnbogadottir, una madre divorciada, ganó las elecciones presidenciales, con lo que se convirtió en la primera jefa de Estado del mundo elegida democráticamente.

Ese 24 de octubre es el inspirador de la huelga feminista del próximo 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, en todo el mundo. En 2017, en países como Polonia o Argentina, se inició un movimiento en favor de un paro de 24 horas para poner en evidencia que el mundo se paraliza si las mujeres lo hacen. Este año, la convocatoria es planetaria. En el conjunto de España, los promotores son más de 200 colectivos feministas y sindicatos como la CGT o la CNT, que plantean un día entero de brazos cruzados.

La clave

4
horas de paro por turno de trabajo plantean los sindicatos de ideología nacionalista, frente a las dos que proponen CC OO y UGT.
141.000
vascas trabajan en el ámbito de la Administración pública, incluyendo los servicios sociales.
Origen
La huelga feminista está inspirada en el paro quelas mujeres de Islandia protagonizaron en 1975

En el País Vasco, el Movimiento Feminista de Euskal Herria y la mayoría sindical (ELA, LAB, Steilas, y ESK, entre otros) han realizado un llamamiento a las más de 413.000 asalariadas -141.000 en el ámbito de la Administración pública- para realizar paros. Proponen que sea de cuatro horas por turno de trabajo (de 11.00 a 15.00 y de 18.00 a 22.00 horas), mientras que las centrales de ámbito estatal -UGT y CC OO- plantean dos horas (de 11.30 a 13.30 y de 16.00 a 18.00 horas), al igual que en el resto de España. Además, para que no se trate únicamente de ‘plantar’ el trabajo, hay organizadas diferentes movilizaciones pensadas para la población femenina, que suma casi 1,2 millones en Euskadi, de las cuales 909.000 son mayores de edad.

Catálogo de injusticias

Ya sea de cuatro o de dos horas, la huelga es legal porque ya ha sido registrada por los sindicatos ante el Departamento vasco de Trabajo, que ahora tiene que publicar un decreto de servicios mínimos en el Boletín Oficial. «Está ya elaborado y es igual al de cualquier otra convocatoria de paros. Su objetivo es garantizar el funcionamiento de las prestaciones que son esenciales », señaló ayer un portavoz autorizado de la consejería de María Jesús San José.

PNV y PP no apoyan los paros; el resto sí

Los paros de dos o de cuatro horas convocados para el próximo día 8 cuentan con el respaldo de los partidos de izquierda. EH Bildu, Podemos y PSE están a favor de la convocatoria, con lo que sus representantes en las instituciones secundarán la huelga. La protesta se visualizará en el Parlamento vasco, donde se celebrará una sesión plenaria a la que no acudirán.

El PNV y el PP, pese a coincidir en el objetivo de exigir la igualdad de sexos, no apoyan estos paros. Los miembros del Gobierno vasco se limitarán a sumarse a las concentraciones.

El objetivo de la jornada de huelga es denunciar las injusticias que soporta una persona por no nacer varón. El manifiesto elaborado por el Movimiento Feminista denuncia que en Europa las mujeres dedican 26 horas semanales al trabajo no remunerado frente a las nueve de los hombres. «Es un trabajo que nadie nos reconoce. Y, encima, en los empleos remunerados, ellos cobran un 35,6% más».

Delantales en balcones

Asimismo, llaman la atención sobre la mayor precariedad laboral de la población femenina, con especial atención a las empleadas domésticas internas, «que viven en situación de esclavitud». También se pone el acento en la violencia machista, que «entre 2010 y 2015 ha asesinado a 33 mujeres» en Euskadi. La movilización incluye no comprar productos de las grandes empresas que «nos tratan como objetos».

Por todo ello, los colectivos convocantes piden a las mujeres que secunden la huelga y la visibilicen colgando delantales en los balcones y acudiendo a las concentraciones con brazaletes morados. A los hombres se les demanda que asuman las tareas que realizan ellas para facilitar la movilización.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos