Más de 3.000 alumnos se han incorporado a las aulas vascas con el curso empezado

Más de 3.000 alumnos se han incorporado a las aulas vascas con el curso empezado

Educación modificará las normas de admisión en colegios para regular la ubicación de este colectivo en aumento, la mayoría escolares inmigrantes

Marta Fdez. Vallejo
MARTA FDEZ. VALLEJO

El Departamento de Educación del Gobierno vasco va a modificar el decreto que regula la admisión de alumnos en centros de enseñanza para, entre otros objetivos, poder regular la asignación de plazas a los escolares que llegan fuera del plazo de matriculación ya que se trata de un colectivo –en su mayoría inmigrantes- en continuo crecimiento. La consejera Cristina Uriarte ha presentado el proyecto ante el Parlamento y ha recordado que en la actualidad hay «serios problemas» para ubicar a estos alumnos que llegan con el curso empezado. «En noviembre había más de 3.000 que se habían incorporado fuera de matrícula», ha informado.

Uriarte ha comparecido ante la comisión de Educación, a petición de la parlamentaria de EH Bildu Rebeka Ubera, para explicar los motivos de la modificación de la normativa de adjudicación de plazas en los colegios. La consejera ha argumentado que con la nueva regulación se quiere cumplir el plan de atención educativa al alumnado inmigrante, responder a los cambios que se han producido en la sociedad –con nuevos tipos de familias, protección a víctimas de violencia machista, acogimientos y adopciones- y realizar un reparto más equilibrado de la diversidad entre las dos redes, privada y concertada. «Se trata de adaptar el sistema educativo a las nuevas necesidades», ha subrayado. La consejera ha explicado que «la preferencia de la familia no puede ser lo único a tener en cuenta», sino que deben analizarse otros criterios «para impedir la acumulación» de este alumnado en unos determinados colegios.

El decreto también contempla la adjudicación de un número de identificación a cada estudiante que conservará durante su presencia en el sistema educativo. La nueva norma también introduce cambios en las puntuaciones que se otorgan en los casos en los que un centro tiene más peticiones que plazas. Así, la puntuación por renta familiar pasa de 1,5 a 0,5 puntos; las que obtienen los socios de proyectos educativos cooperativistas, como las ikastolas concertadas, baja de 1 a medio punto. También se reducen las otorgadas por los consejos escolares de los centros por distintos conceptos, que se reducen a la mitad (de 2 a 1).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos