Cuidar los pies de los ancianos puede evitar males mayores

Los problemas más comunes que debe tratar el podólogo son juanetes, dedos en garra y aplanamiento del pie. La falta de tratamiento puede causar dificultades al caminar

SALUD REVISTA.ESVALENCIA
La visita pediódica al podólogo ayuda a detectar cualquier anomalía./
La visita pediódica al podólogo ayuda a detectar cualquier anomalía.

Las patologías en los pies de las personas mayores pueden producir lesiones e incluso dificultad para caminar, lo que podría provocar tropiezos y caídas. Sobre todo son tres los grandes enemigos: los juanetes, los dedos en garra y el aplanamiento del pie. Es fundamental acudir al podólogo para que detecte las posibles anomalías y deformidades en el pie, que pueden dificultar la deambulación, dice el Ilustre Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana (ICOPCV). Así que, antes que generen complicaciones mayores, se debe eliminar las durezas y los callos, y cortar adecuadamente las uñas, que con los años aumentan su grosor y provocan molestias al caminar.

Para un adecuado mantenimiento de los pies en los ancianos, el ICOPCV recomienda:

-Proteger las prominencias óseas y deformidades de los pies, con el uso de ortésis de siliconas.

-Recurrir a la confección de plantillas para evitar el dolor causado con el movimiento que podría alterar la marcha e incrementar la inestabilidad. El uso de plantillas en las personas mayores puede proporcionar una marcha más estable y confortable.

-Utilizar zapatos que sujeten bien el pie con cordones o con velcros.

-El calzado debe disponer de suela antideslizante. Evitarlo con suelas desgastadas, tacones altos, en chancleta o zapatilla suelta.

-Preferir zapatos que permitan la transpiración natural.

-Como es muy frecuente que los pies se hinchen, el material de fabricación del calzado debe ser de lycra o espumas que cedan, para que no aprieten a lo largo el día.

-Usar medias y calcetines de algodón y descartar las fibras sintéticas, porque no favorecen la transpiración e incrementan la sudoración.

-No utilizar calcetines o medias remendadas o con costuras, ni ligas o calcetines con elástico superior que aprieten, ya que al impedir o entorpecer el retorno venoso son causa de edemas periféricos.

-Visitar periódicamente al podólogo para que detecte y trate cualquier anomalía que afecte a la forma correcta de caminar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos