El vino del abuelo

Pisado de uva, paseo en carro por la viña y catas de la mano de una pequeña bodega

IRATXE LÓPEZ

Corazón de Lago. Así se llama el vino artesanal que Bodegas Lecea presenta a los amantes del caldo, un vino de maceración carbónica elaborado con uvas sin romper. «El que tomaban nuestros abuelos», dice Luis Alberto Lecea. Interesado en recuperar tradiciones, cada año organiza el pisado de la uva en un antiguo lagar, dentro de su bodega del siglo XVI, una actividad que atrae a 3.000 personas. Es un fin de semana, a finales de octubre. Tras la vendimia las uvas, raspón incluido, permanecen en el lagar quince días. Vuelcan unos 18.000 kilos de tempranillo. «Necesitamos la uva entera porque obtendremos un vino con dos grados más, mejor color y sabor». La bodega abre a curiosos que se arraciman ante la labor. «Hemos querido recuperarla aunque cueste esfuerzo ya que se vendimia a mano». Quien desee sentir explotar la fruta bajo sus pies puede descalzarse y bailar sobre el húmedo amasijo. El domingo la aventura continúa con el prensado de hollejos en el trujal, despojando a las celosas pieles del néctar que aún conservan, ese que aportará sabor herbáceo.

Pisado para los niños, artesanía, degustación de vino y productos locales se suman a la actividad. Los pasillos de esta bodega familiar excavada en roca abren a los congregados un camino subterráneo donde cancelas y cerraduras abandonan su puesto de guardia, permitiendo el libre albedrío. El resto del año las visitas se hacen con orden y reserva. Mientras, el tiempo fluye pegajoso entre historias que recuerdan que antes el vino se bebía por necesidad, porque hacía falta fuerza para el trabajo. Hasta que comenzó a envejecerse y embotellarse, y aumentó la producción. «Ahora se tiende a personalizar los caldos, por eso tienen cabida pequeñas bodegas». Bodegas como esta que ponen corcho a 80.000 botellas al año. Que subsisten gracias a buenas ideas. Como el paseo en carro tirado por caballos, una mula de nombre Bragada, en esta ocasión.

Bodega Lecea

Dónde
Barrio de las cuevas (s/n). San Asensio (La Rioja).
Precio
Botella de Corazón de Lago: 8€. Paseo en carro, visita a los viñedos y almuerzo en guardaviñas con embutidos, tortillas y vino, visita a los calados de la bodega y cata: 65€ (grupo mínimo de seis personas)
Web
www.bodegaslecea.com

Con ella y quien la dirige, Miguel Ángel Mato, toca rodar por viñedos, rodeados de verde en época estival, del amarillo de la paja, el pardo de las montañas, del azul de un cielo descubierto por el que asoma el sol. Frente a la bodega comienza la cita a la que Miguel se presenta pintón. Gorra calada. Camisa azul con bordados. Las preguntas no le incomodan, al contrario, habla por los codos. Famoso por arar la tierra según técnicas tradicionales, los objetivos dejaron hace tiempo de perturbar su locuacidad. Mientras, un Luis Alberto más discreto sonríe ante la profusión de desparpajo y narra las virtudes del cerro en el que antaño cohabitaban 300 bodegas.

En carruaje

El traqueteo de la primera ascensión se abre enseguida al paisaje. «¡Buesque!» grita el conductor a Bragada cuando quiere que tire para la izquierda. «¡Bueyao!» recalca si prefiere derecha. Al preguntarle cómo escribir las órdenes, si con ‘b’ o con ‘v’, con ‘ll’ o con ‘y’, la respuesta es igual de llana que el horizonte. «Las mulas no entienden de ortografía, solo de sonidos. Escribe como mejor te suene». El camino deja atrás San Asensio. Del pueblo solo se distingue ya la torre de la iglesia. El campo es un mar mecido por olas de vides, por el vaivén del carruaje. Llega el descanso, bajo la sombra de un árbol, junto a un chozo que servía para guarecerse de las inclemencias del tiempo y de la noche. Bragada se sirve un plato de paja, el resto del grupo le da al embutido regado con clarete. Vuelan anécdotas y mariposas. Risotadas ante las ocurrencias de Miguel que cierra la boca solo cuando mastica.

«¡Chica!» (va para la mula). La orden inicia el regreso. Entre viñedos. Por las calles del pueblo. Esquivando las alcantarillas, que a Bragada le dan miedo. Un agradable viaje al pasado.

Temas

Vino