De temporada: Tomate

Del país. Es el apellido del tomate más solicitado en Euskadi a estas alturas del año: el que producen nuestras huertas

Tomates expuestos en una feria agrícola. / FERNANDO GÓMEZ
ISABEL LÓPEZ

Rosado de Aretxabaleta, Saint Michel, Jack, Robin, Pikoluze, Plano de Erandio… son algunas de las variedades autóctonas de tomate cultivadas en el País Vasco. Sin embargo, estos nombres no aparecen en los letreros de ‘Tomate del país’ que exhiben ya fruterías, tiendas de ultramarinos y hasta supermercados para animar la venta de uno de los productos estrella del verano. Tomate hay todo el año, claro, y de diferentes tipos, pero es ahora cuando está en su mejor momento el cultivado en las huertas de Euskadi.

Es verano y tiempo de ensaladas, por lo que este alimento rojo se consume sobre todo crudo. Bastan un poco de sal y de aceite de oliva para disfrutar de todas las cualidades de un tomate maduro, de textura firme. Aunque sobre gustos no hay nada escrito: hay quien prefiere los tomates muy duros, otros se inclinan por los de carne más blanda…

En lo que sí hay unanimidad es en que el mejor es el que madura en la mata. Su sabor es más intenso ya que está demostrado que el tomate pierde cualidades gustativas cuando se conserva durante días en cámaras frigoríficas; el frío evita que terminen de desarrollarse, por lo que si compramos el tomate algo verde se ha de conservar en un lugar fresco, pero nunca en la nevera, ni tampoco bajo la luz directa del sol.

Entre los cultivados en el país está el tomate con Eusko Label, que se comercializa en bandejas de celulosa con una etiqueta de control numerada con el símbolo de la certificación de calidad, o por piezas, y en este caso cada tomate lleva una pegatina de control con el distintivo. Tenga o no Eusko Label, el tomate del país es muestra irrefutable de que la filosofía del kilómetro 0, que tantos defensores ha ganado en los últimos años, se sigue en Euskadi desde mucho antes de que se incentivara el consumo de productos locales.