Cuéllar: Cordero asado con arte en la isla mudéjar

La muestra de arte religioso Las Edades del Hombre reúne en la villa segoviana un centenar de obras que se podrán completar con rutas para degustar su historia y su gastronomía

La villa de Cuéllar es conocida como la isla mudéjar en un mar de pinares por los frondosos bosques que abrazan la ciudad segoviana.
ANE ONTOSO

Isla mudéjar en mar de pinares. Así se conoce desde hace mucho tiempo a la villa segoviana de Cuéllar enmarcada en la comarca natural de Tierra de Pinares inmersa en la comunidad autónoma de Castilla y León. Si la contemplamos desde lo más alto, podremos admirar un lienzo repleto de bosques de pinos frondosos que evocan al océano y en su vientre una pequeña ciudad medieval que en su interior ha conservado abundantes monumentos mudéjares. Estamos en tierra del cochinillo, del cordero asado, de los judiones de La Granja y del auténtico postre de ponche segoviano. La localidad, afamada también por tener los encierros más antiguos de España, fue declarada Conjunto Histórico en 1994 por el amplio patrimonio que atesora. En ella convivieron las tres culturas medievales de la península: judíos, árabes y cristianos.

Son motivos más que suficientes para acercarnos a Cuéllar, pero resulta que este año existe una excusa más para visitarla. La villa castelloleonense es la sede número 22 de la muestra que ha preparado la Fundación Las Edades del Hombre. ‘Reconciliare’ se quedará en el municipio hasta el 12 de noviembre con un centenar de obras –muchas expuestas por vez primera– que hasta el momento atraen una media de 892 visitas al día. El pasado 29 de junio se dio la bienvenida al visitante 50.000. Además de asistir a la exposición, tal como hemos mencionado, Cuéllar ofrece una gran cantidad de monumentos para apreciar.

Información útil

Dónde:
Segovia.
Cómo llegar:
En coche, por la Autovía de Pinares A-601. En autobús, la empresa LINECAR tiene cada hora autobuses desde Segovia a Valladolid que pasan por Cuéllar. 983230033 y 921427705.

Castillos, arte mudéjar y judería

El castillo de los Duques de Alburquerque es una opción acertada para empezar. El edificio, del que es posible conocer su historia por medio de representación teatral a través de visita guiada, aparece documentado ya en el año 1306 y en 1931 fue declarado Monumento Artístico Nacional junto a las murallas. El Conjunto fortificado es uno de los más importantes de Castilla y León gracias a la Muralla y Puerta de San Martín y las puertas de las Cuevas, de San Andrés y de la Judería o la Torre de Santiago. Palacios y casas nobles, conventos e iglesias dibujan Cuéllar. Los escenarios del ciclo expositivo serán, precisamente, las iglesias de San Andrés, San Esteban y San Martín, que en la actualidad alberga el Centro de Interpretación del arte mudéjar.

La exposición ‘Reconciliare’ atrae a unos 900 visitantes de media al día. / Antonio de Torre

Otros monumentos como el Cubo o el antiguo granero de Agustín Daza, las Tenerías y hasta el Archivo de la Casa Ducal de Alburquerque –uno de los centros de documentación nobiliaria más importantes de España– completan la localidad segoviana. Como el Barrio Judío. La presencia de población hebrea en Cuéllar se documenta desde finales del siglo XIII y llegó a ser una de las más importantes del reino de Castilla en el siglo XV –60 familias la habitaban en 1474–. No fue, sin embargo, un espacio reservado únicamente a los hebreos, pues los cristianos vivían en la judería así como judíos se alojaban en el barrio cristiano de San Esteban.

La villa también guarda planes en naturaleza para los visitantes más intrépidos como rutas en bicicleta, senderismo, espacios naturales para disfrutar de la fauna y la flora, micología y hasta campo de golf. Para los amantes del vino, las bodegas de Frutos Marín, que embotellan los vinos Malaparte, se localizan a tres kilómetros en la carretera que va de Cuéllar al Santuario de El Henar. Si nos desviamos a Fuentidueña (Segovia) podremos conocer sus bodegas excavadas en la roca.

Rutas históricas

Las Edades del Hombre han generado un buen número de actividades paralelas. Como las cinco rutas históricas que ha puesto en marcha la Fundación Villalar Castilla y León (fundacionvillalarcyl.es) en autocar en un radio de 30 kilómetros alrededor de Cuéllar –hasta el 19 de noviembre, a excepción del último domingo de julio y los del mes de agosto–.

En función del recorrido elegido, tendremos la oportunidad de descubrir Olmedo, Coca, Navas de Oro, Samboal, Aguilafuente, Escarabajosa de Cabezas, Tabanera la Luenga, Carbonero el Mayor, Fuentidueña, Valtiendas, Sacramenia, Laguna de Contreras, Campaspero –no perderse el lechazo al horno del galardonado restaurante Mannix, la meca del cordero–, Peñafiel, Valbuena de Duero, Portillo, Mojados e Iscar, que unen historia, patrimonio y gastronomía. Todas parten de Cuéllar y regresan al origen. Está disponible tanto para IOS como para Android la App con las rutas virtuales. ¿Hace un viaje para navegar por la isla mudéjar?

DÓNDE COMER

La Traviata (Cuéllar)

Es el antiguo bar Pepe y desde hace dos años el chef jefe Rubén Gómez Ferreiro elabora con mimo auténticas delicias. Si decides parar en este restaurante podrás encontrar especialidades como alcachofa confitada, terrina de cochinillo, rulo de rabo de toro...

Dónde: Francisco Orantes, 9. Menú por encargo: A partir de 25 €. Menú sin encargo A partir de 35 €. Precio medio carta 25/30 €. Cierra Lunes. )921140471.

Asador El Peque (Cuéllar)

El Asador El Peque abrió sus puertas hace doce años para elaborar comida artesana. Ofrecen cochinillo, lechazo, costillas, carrilleras y hasta bacalao al horno de leña, además de piña rellena con cola de cangrejo y unos buenos judiones de La Granja, típicos de la zona.

Dónde: Ramón Montalvillo, 17. Menú del día: 12 €. Menú fin de semana 15/17 €. Cierra Lunes y martes de tarde. )921142762. .

Mannix (Campaspero)

Le llaman la ‘meca del cordero’ y hasta este restaurante familiar de la localidad vallisoletana de Campaspero peregrinan una miríada de comensales ávidos de esa especialidad que guardan desde 1981: el lechazo en cazuela de barro asado (un cuarto 39,90 €) de la mano de Marco Antonio García. El resto de platos, cocinados por Gemma García, también merecen su estrella. Ofrecen morcilla con piñones y pasas, pimientos morrones asados en horno de leña con sardina ahumada, mollejitas encebolladas de lechazo, escalivada (verduras) en horno de leña... Mannix ha sido premiado en numerosas ocasiones desde 1999. En 2015, por ejemplo, recibieron el premio Mejor Asador de España según Los Cien Mejores de la Gastronomía y en 2016 los premios Conde Ansurez «por toda una larga experiencia».

Dónde: Felipe II, 26. Horario De 14.00 a 17.00 horas. Cierra Lunes. )983698018.

Florida (Cuéllar)

José Antonio Casero es el chef del hotel restaurante Florida, en marcha desde 1959. Ubicado en la actualidad en la orilla norte del Mar de Pinares, muy cerca de Cuéllar, destaca la ensalada templada de mollejas de lechazo, el pastel de verduras naturales, el bacalao confitado con pisto, las chuletillas encebolladas de lechazo, el helado de achicoria, la tarta de queso fresco con salsa de tofe y los vinos de la Ribera de Duero.

Dónde: arretera A-601 salida 57. Menú diario laborable 18 € (IVA y bebidas incluidas). Precio medio 35 €. Cierra Lunes. )921140368

La Brasería de Cuéllar

Con certificado de excelencia 2016 por TripAdvisor, la Brasería de los hermanos Jorge y Alberto Guijarro tiene una amplia carta a elegir. Desde chuletón, carpaccio de buey relleno de foie, pescaditos a la brasa, sardina cruda limpia con aceite de oliva virgen hasta lechazo churro a la brasa (y asado por encargo). El rey del local, sin embargo, es el chuletón de buey de ganadería propia (52 € el kilo) con más de 70 ejemplares.

Dónde: Agustín de Daza, 8. Menú del día 16,50 € (de lunes a viernes). Cierra Lunes y martes después de las comidas (salvo agosto). )921144926.