Casa Lucía: El arte de un autodidacta

Iker Ruiz Tajada logró hace diez años cumplir el sueño de cocinar en su propio restaurante para servir recetas clásicas sin olvidar a los veganos

TXEMA SORIA

El restaurante Casa Lucía, donde ofician los hermanos Ruiz Tajada –Iñigo como jefe de sala e Iker al mando de los fogones–, abrió sus puertas en noviembre de 2007 y se ubica en la antigua casa de la familia en Mioño, a escasos cinco kilómetros de Castro Urdiales, en un entorno rural donde hasta hace no muchos años las minas de hierro eran el sustento económico de la comarca. El local cuenta con un espacio de juegos para los más pequeños de la casa, dos terrazas exteriores para los días de buen tiempo y dos comedores con capacidad para un centenar de comensales.

Iñigo e Iker se dedican a la hotelería desde hace diez años y hasta ese momento no habían trabajado nunca en el sector. A Iker, cocinero autodidacta que se ganaba la vida vendiendo ventanas de aluminio, siempre le ha gustado enredar en los fogones por influencia de Karlos Arguiñano y sus programas de televisión. Hasta que abrió Casa Lucia sólo cocinaba para los amigos y la familia, pero hace una década decidió afrontar aquello que más le apasionaba: afanarse en los fogones, algo que hace magníficamente.

El besugo. Comprado en el puerto de Laredo, se limpia, se desescama y se filetean los lomos. En la plancha se marca hasta dorarlo y se introduce en el horno con aceite durante unos minutos. Se le añaden unos ajos dorados con guindilla en la sartén. La salsa se consigue con una copa de vino blanco, un chorro de zumo de limón, una pizca de sal y unas almejas.

El restaurante cuenta con diversos menús asequibles (Asador y Cargadero), platos tradicionales y un menú vegetariano y vegano. En la carta cuentan con entrantes como pulpo a la gallega, almejas en salsa verde, a la marinera o a la sartén y mollejitas de cordero al ajillo. Fuera de carta, cuando consiguen el producto necesario, elaboran platos como boletus confitados con foie, revuelto de boletus, setas y oreja o manita rellena de pera confitada con foie.

Por encargo

Se puede disfrutar con lomos o kokotxas de merluza con almejas en salsa verde, rape a la brasa con patatas panadera y el estupendo lomo de besugo con almejas a la sartén. Por encargo sirven (al horno o a la brasa) todo tipo de pescados del Cantábrico, desde besugo a san martín, lubina o rodaballo. Los carnívoros optarán por el chuletón a la brasa con patatas y pimientos verdes o los medallones de solomillo al foie.

Por encargo también ponen arroz con bogavante, una de las especialidades de la casa, y cordero asado en su jugo en horno de leña. Como postres trufas caseras al armagnac, tarta de cuajada al caramelo, biscuit helado de café al baileys y hojaldre de crema de arroz con leche.