Alternativa a los clásicos

MAITE BARTOLOMÉ
TXEMA SORIA

Jon Goikouria, que comenzó en el mundo de la hostelería apenas hace diez años cuando empezó a trabajar en el Tagliatela, y Gorka Lamelas, curtido desde su juventud en locales de hostelería de Getxo, Barcelona o Grecia, inauguraron en 2015 el Baster Taberna de Algorta. De inmediato se convirtió en un éxito y una de las claves fueron sus extraordinarias pizzas, de masa fina y crujiente. Hace pocas semanas han abierto en el piso superior del local y con entrada independiente el Orobio, un espacio precioso, abuhardillado, con mesas de madera y capacidad para 40 comensales donde se come magníficamente. Al frente de la cocina se encuentra Markos Arkaulis, de origen griego-hondureño, con más de una década entre fogones. Estudió hostelería en Barcelona y se ha formado en establecimientos en dicha ciudad, Amsterdam y Bruselas.

Bombón de salmón. Markos Aurkalis rellena el salmón ahumado como si fuera un bombón con un cremoso de quesos mascarpone, feta y requesón. Lo aliña con ralladura de limón, cebollino, huevas de pez volador (de un intenso sabor a mar) y espárragos trigueros. El plato va decorado con huevas de salmón y se presenta sobre una cama de canónigos aliñados con una vinagreta de cítricos. Una de las delicias que hay que probar en el Orobio, dirigido por Jon Goikouria (en la imagen, junto al chef) y Gorka Lamelas.
Bombón de salmón. Markos Aurkalis rellena el salmón ahumado como si fuera un bombón con un cremoso de quesos mascarpone, feta y requesón. Lo aliña con ralladura de limón, cebollino, huevas de pez volador (de un intenso sabor a mar) y espárragos trigueros. El plato va decorado con huevas de salmón y se presenta sobre una cama de canónigos aliñados con una vinagreta de cítricos. Una de las delicias que hay que probar en el Orobio, dirigido por Jon Goikouria (en la imagen, junto al chef) y Gorka Lamelas.

La carta, que cambiará cada temporada, es una síntesis de culturas culinarias. Un apuesta por una cocina de fusión, por un recetario diferente, por una alternativa al clasicismo reinante en nuestros restaurantes. Cuentan con platos tan sorprendentes como burrata caprese, tartar de chicharro y guacamole Orobio sobre tosta de maíz y el estupendo bombón de salmón con cremoso de queso y espárragos trigueros. Merece la pena el tataki de ternera sobre cama de verdura, así como el de atún con tartar de mango, satay de pollo y cacahuete.

Tatakitako marmitako. Esta recreación del marmitako tradicional es el mismo guiso de patata de siempre, que lleva un sofrito de cebolla, pimiento y ajo. La única diferencia es que el bonito se sella por fuera, como un tataki, y queda crudo por dentro.
Tatakitako marmitako. Esta recreación del marmitako tradicional es el mismo guiso de patata de siempre, que lleva un sofrito de cebolla, pimiento y ajo. La única diferencia es que el bonito se sella por fuera, como un tataki, y queda crudo por dentro.

No se pierdan el churrasco al horno con salsa koreana y wok de verduras y langostinos, la panza de cerdo crujiente con reducción de Jerez, puré de boniato y chipis fritos -que está buenísima- y el tatakitako marmitako, una original alternativa al marmitako de toda la vida. Como postres, ensalada de frutas con sorbete de mango o helado de piña. La carta de vinos cuenta con caldos muy apetecibles a un precio asequible.

Orobio (Getxo)

Dirección
Orobio, 3 (Algorta).
Teléfono
688735314.
Cierra
No
No perderse
Tatakitako marmitako.