Rajoy ordena a los policías y guardias civiles que no abandonen los hoteles en Cataluña

Policías se concentran en el exterior de un hotel en Pineda de Mar. / Reuters

El Gobierno culpa a Puigdemont de alentar el acoso a las Fuerzas de Seguridad del Estado

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha ordenado a la Policía y a la Guardia Civil que no abandonen los hoteles de Cataluña donde haya contrato vigente, a pesar de las coacciones y presiones de los vecinos y radicales. Zoido ha comunicado la decisión acordada en una reunión en el Palacio de la Moncloa en la que ha participado junto al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy; a la vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, y al ministro de Turismo, Álvaro Nadal. Desde Interior confirman que se trata de una orden directa del presidente del Gobierno.

Información relacionada

En una breve declaración en el ministerio, Zoido -ha suspendido su visita a Basauri para asistir al acto de celebración del Día de la Policía- ha asegurado que el acoso a los policías tendrán la «correspondiente respuesta jurídica propia de un Estado de derecho» y ha acusado directamente al presidente Carles Puigdemont de azuzar las protestas contras las fuerzas de seguridad. Según Zoido, el hostigamiento a los funcionarios de Interior es «directa consecuencia de las palabras del señor Puigdemont pidiendo que guardias civiles y policías se marcharan de Cataluña».

José Antonio Calleja, presidente del Sindicato Profesional de Policía y portavoz de todos los sindicatos del cuerpo en el despliegue de Cataluña ha asegurado en declaraciones a este periódico que las cinco centrales «valoran positivamente» la decisión de Interior de no abandonar los hoteles porque «son los propios policías los que no han pedido no abandonar Cataluña». Aun así, los sindicatos se muestran «indignados» por la supuesta tibieza de Interior frente a la «evidente dejación de funciones» y exigen medidas más contundentes al Ejecutivo para acabar con la «caza del policía».

Los acosos empezaron en Calella, pero durante la noche y la madrugada de hoy se han extendido a los hoteles de Reus, Lleida y, sobre todo, en Pineda de Mar, donde han tenido que intervenir los Mossos d’Esquadra para impedir que la multitud se aproximara a los dos establecimientos de la localidad que alojan a policías nacionales y facilitar que los agentes que volvía de patrullas pudieran entrar a los edificios.

El líder del PP catalán, Xavier García Albiol, ha acudido a uno de los hoteles de Pineda de Mar (Barcelona) en el que se hospedan 400 agentes de la Policía Nacional, y les ha trasladado su apoyo. Al llegar ha saludado a varios agentes en la puerta del hotel mientras un grupo de concentrados les abucheaba y gritaba 'Visca Catalunya', ya que desde el lunes centenares de manifestantes exigen que la Policía Nacional se vaya. Los policías han coreado 'Viva España y viva Cataluña', y los Mossos d'Esquadra han formado un cordón junto a ellos para protegerles.

La situación también ha seguido tensa después de la medianoche en Barcelona. Los escraches se han sucedido frente a la sede de la Jefatura de la Policía Nacional en via Laietana y en los alrededores de la Comandancia de la Guardia Civil en Travessera de Gràcia. La Fiscalía General del Estado ya ha ordenado investigar las supuestas coacciones de los ayuntamientos a los propietarios de los hoteles para que echen a los funcionarios del Ministerio del Interior.

Policías ofrecen sus casas a los agentes por la «persecución» en sus hoteles

El sindicato de la Policía Nacional CEP está coordinando una iniciativa en la que agentes del cuerpo que viven en Cataluña están ofreciendo sus viviendas particulares a los policías que están sufriendo una "campaña de señalamiento y persecución propia de dictaduras".

En un comunicado, el sindicato explica que esta iniciativa basada en la solidaridad de los agentes es una alternativa de urgencia mientras el Ministerio del Interior encuentra otros alojamientos.

El sindicato ha valorado que "se han invertido los términos de la legalidad democrática, de tal forma que quienes actúan al servicio de jueces para defender el Estado de Derecho están siendo perseguidos en una estrategia perfectamente coordinada". Así, han avisado que están informando a los órganos judiciales de este "hostigamiento, que se desarrollan en redes sociales y por parte de colectivos muy determinados".

«Acoso injustificado e intolerable»

Por su parte, el director general de la Policía, Germán López, ha denunciado el «acoso injustificado e intolerable» que están viviendo los agentes desplazados a Cataluña y ha remarcado que este cuerpo «está garantizando el cumplimiento de la ley».

«No están solos, tienen nuestro apoyo y no vamos a consentir que se calumnie o se ponga en duda la profesionalidad y el compromiso de la Policía con el Estado de Derecho», ha subrayado.

López ha participado este martes en el cuartel del Cuerpo Nacional de Policía en Basauri en el acto de celebración de la festividad de los Ángeles Custodios-Día de la Policía, en el que estaba prevista, como se ha mencionado antes, la presencia del ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, quien finalmente no ha podido asistir

En su discurso, López se ha referido a la situación que viven los agentes trasladados a Cataluña y ha calificado el momento de «difícil e intenso».

En referencia a los ciudadanos que instan a estos policías a que se vayan de los hoteles que ocupan en diferentes municipios catalanes, López ha evidenciado que «estos compañeros están sufriendo ahora insultos y un acoso injustificado e intolerable solo por desempeñar su función de garantizar el cumplimiento de la ley y el Estado de Derecho».

Ha recordado que el Cuerpo Nacional de Policía tiene el mandato constitucional de proteger la libre ejecución de los derechos fundamentales y ha añadido que esta labor «no es fácil».

«Nunca habéis dejado de estar a la altura, ni dejaréis de estarlo, especialmente cuando se exige una entrega, si cabe, aún mayor, como ahora en Cataluña», ha dicho y ha añadido que «la cohesión, la paz social y la convivencia en democracia no son posibles sin las altas cotas de seguridad y libertad que proporciona la Policía».

Sin fecha para la retirada

La polémica por la presencia de los policías y guardias civiles desplegados en Cataluña seguirá sin fecha de término, ya que continuarán trabajando en territorio catalán «el tiempo que sea necesario». Fuentes del Ministerio del Interior han indicado que es falso que el departamento haya prorrogado hasta el día 11 la estancia de efectivos de las fuerzas de seguridad del Estado en los barcos habilitados como alojamiento, cuyo contrato finalizaba supuestamente el próximo viernes.

La actuación policial no afectó a la «conviviencia ciudadana»

En relación a lo sucedido el domingo, la Fiscalía ha considerado este martes que la actuación de la Policía Nacional y la Guardia Civil para impedir el 1-O no afectó «en absoluto a la normal convivencia ciudadana» y recrimina al Govern que convocara «de forma irresponsable» a los ciudadanos en concentraciones «tumultuarias» ante los locales de votación.

En un escrito presentado ante el juzgado de instrucción número 7 de Barcelona, que tiene en sus manos la denuncia de la Generalitat contra las cargas de la Policía Nacional y la Guardia Civil el 1-O, el ministerio público se opone a investigar la actuación global de ambos cuerpos y pide que se indague solo la intervención de los agentes en un local de votación, la escuela Jesuitas de Sant Gervasi.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos