Zoido advierte a los presos de ETA de que se «aplicará estrictamente la ley»

Juan Ignacio Zoido, ayer en Vitoria, acompañado del alcalde, Gorka Urtaran, y el delegado del Gobierno, Javier de Andrés./I. AIZPURU
Juan Ignacio Zoido, ayer en Vitoria, acompañado del alcalde, Gorka Urtaran, y el delegado del Gobierno, Javier de Andrés. / I. AIZPURU

El Gobierno central subraya que solo una «disolución» efectiva de la banda terrorista conllevará cambios en la política penitenciaria

LORENA GIL

A solo dos días de que se celebre en Bilbao la tradicional manifestación de enero en apoyo a los presos de ETA, el ministro del Interior quiso ayer dejar una cosa clara: «Los reclusos que quieran reinsertarse deben cumplir una serie de requisitos, que son los que vienen recogidos en el ordenamiento jurídico». Juan Ignacio Zoido se refirió, y lo hizo en Euskadi, a la decisión del colectivo oficial de presos, EPPK, de trasladar al Foro Social su disposición a asumir el daño causado a cambio de excarcelaciones. El responsable de Interior ha asegurado una y otra vez que hasta que la banda «no se disuelva, se arrepienta y pague las deudas» no habrá movimientos en la actual política penitenciaria. Ayer fue tajante: «Habrá una aplicación estricta de las normas, que es lo que siempre se ha hecho», expresó.

Zoido viajó al País Vasco, donde realizó cuatro paradas. Tres de ellas, en Vitoria. Tras mantener una reunión discreta a primera hora de la mañana con la consejera del Gobierno vasco Estefanía Beltrán de Heredia, en el que repasaron «el desarrollo» de los acuerdos tomados en la Junta de Seguridad del pasado mes de junio, el ministro visitó las obras del Memorial por las Víctimas del Terrorismo.

112 policías asesinados

Fue la primera vez que comprueba ‘in situ’ el estado de las obras, que se prevé abra las puertas a finales de este año -el diseño de la exposición permanente está en la actualidad en proceso de licitación-. En septiembre de 2017 acudió el subsecretario de Interior, Luis Aguilera. En la visita el ministro estuvo acompañado, entre otros, por la responsable de Atención a Víctimas del Gobierno central, Sonia Ramos; el director del centro, Florencio Domínguez; el delegado del Gobierno en el País Vasco, Javier De Andrés, y el alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran.

A posteriori, el ministro presidió en la Delegación del Gobierno el acto de toma de posesión del nuevo jefe superior de la Policía Nacional en Euskadi, José Antonio Santamaría. Zoido hizo hincapié en el «alto coste que ha supuesto para la Policía Nacional y la Guardia Civil la defensa en el País Vasco del Estado de Derecho y las libertades frente a la amenaza terrorista». «Han demostrado hasta dónde llega el sacrificio», agradeció. 112 policías nacionales han sido asesinados por ETA.

Preguntado por las palabras del delegado del Gobierno, Javier de Andrés, quien lamentó la semana pasada la «laxitud» de los jueces de la Audiencia Nacional con los homenajes que presos reciben al salir de prisión, Zoido remarcó que es la «autoridad judicial la que tiene competencia para sancionar.

A mediodía, y como colofón a su viaje, Zoido se desplazó hasta el acuartelamiento de la Guardia Civil de Intxaurrondo (San Sebastián), cuyo nombre, dijo, «está ligado al esfuerzo y el éxito en la lucha contra ETA». «Pero hoy -subrayó- podemos decir con orgullo que la situación de la banda terrorista es absolutamente terminal. Está derrotada, debe pedir perdón por todo el sufrimiento ocasionado y entregar todas sus armas, porque se lo debemos a todas las víctimas. Entre ellas, vuestros compañeros», apostilló.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos