Venden camisetas de Gure Esku Dago dentro de la comisaría de Miribilla

Imagen de los dos delegados sindicales que vendieron las camisetas dentro de la comisaría. /E. C.
Imagen de los dos delegados sindicales que vendieron las camisetas dentro de la comisaría. / E. C.

Agentes y partidos critican con dureza el uso de un espacio público con fines «políticos y partidistas»

DAVID S. OLABARRI | EVA MOLANO

La plataforma Gure Esku Dago vendió el pasado martes camisetas dentro del recinto de la comisaría de la Policía Municipal de Bilbao en Miribilla. La asociación hizo campaña dentro de las instalaciones policiales para promover la cadena humana de casi 202 kilómetros convocada para este domingo en favor del derecho a decidir que pretende unir San Sebastián, Bilbao y Vitoria. El hecho de que se haya permitido instalar una mesa a una agrupación «con fines políticos» dentro del recinto de Miribilla ha sido abiertamente cuestionado por agentes municipales y partidos.

Básicamente porque la legislación restringe la utilización de símbolos «políticos», más allá de los estrictamente institucionales, dentro de las dependencias policiales. También prohíbe que los agentes de servicio puedan exhibir o corear lemas de claro tinte partidista. «Se trata de garantizar que sean espacios neutros para que cualquier ciudadano, con independencia de su ideología política, pueda sentirse cómodo a la hora de requerir nuestros servicios», apuntan fuentes policiales. Cuestionados a este respecto, portavoces oficiales del Ayuntamiento de Bilbao defendieron la venta de camisetas de Gure Esku Dago dentro del recinto de la comisaría de la Policía local al considerar que no se trata de un «acto político», ya que no ha sido convocado por «partidos políticos».

La mesa montada para la venta de las prendas se instaló durante la mañana de ayer y, según las fuentes consultadas por este diario, los delegados sindicales del Ayuntamiento bilbaíno obtuvieron permiso para hacerlo y distribuir camisetas y carteles dentro del recinto de Miribilla. Lo hicieron, en concreto, en la pasarela que une la puerta de acceso con el edificio policial. Los promotores de la iniciativa son funcionarios municipales, aunque no pertenecen a la plantilla de la Policía, y colocaron la mesa después de identificarse y de superar los controles de seguridad de la comisaría.

«Es inadmisible»

El asunto ha causado hondo malestar entre diversos sectores de la Policía local. A este respecto, las fuentes consultadas insisten en que las ideas políticas que se defienden «son legítimas», pero recalcan que no pueden defenderse dentro de espacios públicos en general y, en particular, dentro de recintos policiales. «Cuando los alumnos están dentro de la academia se les pide que se quiten incluso para entrenar cualquier camiseta que pudiese tener referencias políticas. Se les dice que fuera pueden llevar lo que quieran, pero no dentro», explican fuentes docentes.

El PP solicitó ayer la comparecencia de la concejala delegada de Alcaldía, Contratación y Recursos Humanos, Gotzone Sagardui, y del edil de Seguridad Ciudadana, Tomás del Hierro. Los populares consideran «inadmisible» que se utilicen dependencias municipales para llevar a cabo actos de marcado carácter político e ideológico, algo prohibido por el reglamento municipal. A su entender, «muchos trabajadores municipales se sintieron ofendidos». «Es deplorable la permisividad del alcalde» con «la utilización de espacios públicos con fines partidistas», zanjaron.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos