El estratega de la 'política pop' del PP vasco será el jefe de Gabinete de Sánchez

Iván Redondo./
Iván Redondo.

El consultor de comunicación Iván Redondo fue fichado por el nuevo presidente tras haber realizado una larga carrera con el partido de Rajoy

ÓSCAR B. DE OTÁLORA

En 2008, el PP vasco pone en marcha la 'política pop', un intento de cambiar la imagen del partido tras la tensa marcha de María San Gil. El partido comienza a ofrecer una imagen más moderna y, por ejemplo, sus mítines se convierten en conciertos de Pitingo. La nueva estética quería enviar el mensaje de que se abandonaba el inmovilismo del que era acusado. El autor de esa estrategia fue el donostiarra Iván Redondo, quien ahora ha sido nombrado por Pedro Sánchez jefe de Gabinete. Es la muestra de confianza del nuevo presidente en el experto que le ha escrito la narrativa que le ha permitido llegar a la Moncloa.

Iván Redondo, nacido en San Sebastián y licenciado en Ciencias de la Comunicación, comenzó a trasladar a España las nuevas técnicas de comunicación política procedentes de Estados Unidos. En un resumen simple, las dos armas de esta táctica eran el 'storytelling' -el relato que ya no considera prioritario convencer al votante con cifras o argumentos sino que apuesta por las emociones- y la denominada 'minería de datos'. Es decir, desmenuzar las estadísticas de forma que se pueda segmentar el mensaje según el público al que se quiera llegar en cada momento.

García Albiol y Monago

Redondo y su 'política pop' en Euskadi no consiguieron frenar el lento descenso del PP vasco. En aquellas elecciones -en las que el entonces líder del PP, Antonio Basagoiti, difundió el vídeo en el que salía de niño diciendo 'Yo quiero ser lehendakari'- , los populares perdieron dos escaños y pasaron de 15 asientos a 13 en la Cámara vasca. Posteriormente trabajaría para otro candidato del PP: el ahora portavoz popular en Cataluña Xabier García Albiol. Fue para su campaña de 2011, en la que el futuro alcalde de Badalonasería acusado de xenófobo por sus duros ataques la emigración. Pero llegó a la alcaldía.

Redondo sería llamado de nuevo por otro dirigente del PP, el líder extremeño José Antonio Monago. Redondo tuvo que lidiar entonces con el primer Gobierno popular en el feudo histórico de los socialistas y que había conseguido llegar al poder con los votos de Izquierda Unida. Monago, apodado el 'barón rojo' por su forma de gobernar en la que criticaba abiertamente algunos postulados de su partido, no solo nombró a Redondo asesor sino también consejero de su Gobierno.

En las elecciones de 2015, con un PP asediado por los casos de corrupción y las políticas de ajuste, la campaña de Monago consistió en desligarse de las siglas y apostar por la persona. Algo que Rajoy había pedido a sus líderes que no se hiciera. Monago, al que le había estallado un escándalo por unos viajes a Canarias, no ganó las elecciones y fue desbancado por el socialista Guillermo Fernández Vara.

'House of cards' y 'La Tuerka'

Redondo se quedó entonces a la búsqueda de clientes para su firma 'Redondo & Asociados Public Affairs Firm'. El estratega se convirtió entonces en tertuliano y columnista. Tuvo más tiempo para algunas de sus aficiones como las series de televisión o los cómics de superhéroes norteamericanos. Debatía con Pablo Iglesias en 'La Tuerka' y se atrevía a explicar el avance de Podemos según las pautas de la serie 'House of Cards'. En el PP no contaron con él.

Entonces aparece Pedro Sánchez. El líder socialista se puso en contacto con Redondo en 2016, cuando su futuro estaba pendiente de un hilo, y comenzó a escucharle. Tras la debacle en el Comité Federal, en el que fue defenestrado, Redondo se convirtió en un miembro del pequeño grupo de fieles al derrotado Sánchez que le ayudó a ganar las primarias y volver a la secretaría general del PSOE. Luego llegaría la moción de censura y la inesperada victoria de su jefe. A partir de ahí todo es historia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos