Urkullu: «Se han traspasado líneas rojas pero la relación con el Gobierno de Rajoy debe mantenerse»

Urkullu ha participado en el Forum de Europa en Bilbao. / Ignacio Pérez

«Todas las partes han perdido en Cataluña», lamenta el lehendakari, que pide «tiempo, autocrítica e introspección» para abordar la crisis. Exige «reformular» el modelo de Estado y considera que la vía vasca puede ser ahora una «oportunidad»

Olatz Barriuso
OLATZ BARRIUSO

El lehendakari Urkullu censuró este lunes la «desproporcionada actuación policial» del domingo en Cataluña pero abogó por mantener la relación institucional con el Gobierno de Mariano Rajoy para garantizar el cumplimiento de los acuerdos alcanzados en el pasado ejercicio, especialmente la ratificación de la Ley Quinquenal del Cupo en el Congreso de los Diputados, la ejecución de las transferencias pendientes, la liquidación de los impuestos de Mercedes para evitar un quebranto en las arcas alavesas, o los asuntos relacionados con la convivencia y los derechos humanos. «No puedo renunciar a estas cuestiones porque crea erróneo el comportamiento democrático» de Rajoy, subrayó el lehendakari frente al presidente del PNV, Andoni Ortuzar, la líder del PSE Idoia Mendia, miembros de su Gobierno y de su socio de coalición en un desayuno informativo en Bilbao especialmente concurrido. «Se han traspasado líneas rojas con la actuación policial pero la relación entre instituciones debe seguir manteniéndose porque nuestra prioridad es Euskadi», insistió Urkullu, que recordó que él es un representante institucional que debe lograr «lo mejor para los vascos».

Información relacionada

El lehendakari evitó cargar la responsabilidad de lo sucedido en Cataluña en una sola de las partes y dejó claro que «hemos asistido a un pulso entre dos visiones unilaterales que parecen irreconciliables», un bloqueo que, a su juicio, solo puede superarse con diálogo. «Nadie sale fortalecido, nadie sale victorioso de lo sucedido ayer en Cataluña. Todas las partes han perdido», sentenció el jefe del Ejecutivo vasco en su intervención, en la que ha reconocido que ha trasladado al Rey, a Mariano Rajoy y a Carles Puigdemont que «la única victoria sería recuperar, a partir de hoy, el camino del diálogo y el acuerdo político». Para ello, dijo, el único camino pasa por el reconocimiento de la plurinacionalidad y la «reformulación» del modelo de Estado, para ofrecer así «cauce de expresión» a las «aspiraciones legítimas» de «dos naciones», Cataluña y Euskadi, «que quieren decidir su futuro en libertad y democracia, con garantías».

Eso sí, Urkullu admitió que echó en falta «dos menciones» en la intervención de Rajoy del domingo por la noche. Por un lado, que el presidente del Gobierno reconociera la «realidad» y la existencia de un problema de encaje de las nacionalidades históricas en el Estado. Por otro, que hiciera un llamamiento a una ronda de contactos con todos los partidos con representación en el Congreso pero no planteara un diálogo directo con el Govern catalán. «Eso sería la importante», opinó el lehendakari.

El jefe del Ejecutivo de Vitoria no quiso anticipar el escenario que se abrirá cuando el Parlament declare de forma unilateral la independencia de Cataluña, algo que con toda probabilidad sucederá en los próximos días, y, muy probablemente, se active la aplicación del artículo 155 de la Constitución. El lehendakari pidió en cambio a «todos» que «nos tomemos un poquito de tiempo» para reflexionar desde la «introspección» y hacer «autocrítica sin excepción». En ese sentido, confió en que el conflicto pueda trasladarse a la mesa de diálogo para acordar un referéndum «legal y pactado» como solución. «No sé dónde está el problema», dijo.

Fotos

Vídeos