Urkullu pide una respuesta a «las aspiraciones» de Cataluña que conjugue democracia y legalidad

El lehendakari ha visitado, junto al consejero de Cultura, el paisaje industrial del río Barbadun, calificado como bien cultural por parte del Gobierno vasco./Irekia
El lehendakari ha visitado, junto al consejero de Cultura, el paisaje industrial del río Barbadun, calificado como bien cultural por parte del Gobierno vasco. / Irekia

El lehendakari apuesta por celebrar un referéndum pactado como salida al conflicto entre la Generalitat y el Gobierno central

DAVID GUADILLA

Iñigo Urkullu ha vuelto a pedir que se dé una respuesta a «las aspiraciones legítimas» del pueblo catalán que conjugue «el principio democrático con el principio de legalidad». El lehendakari ha defendido durante los últimos días a que se apueste por la vía del diálogo entre los gobiernos de Mariano Rajoy y Carles Puigdemont y que se busque una salida al conflicto existente. A su juicio, ese camino pasa por celebrar un referéndum pactado.

El jefe del Ejecutivo autónomo ha destacado que en Cataluña «hay un arraigo social muy importante y unas aspiraciones legítimas de una sociedad». Ha hecho estas declaraciones durante una visita a una ferrería en Sopuerta, donde ha estado acompañado del consejero de Cultura y Política Lingüística, Bingen Zupiria.

«El arraigo de esas aspiraciones tiene que tener también una respuesta desde la conjugación del principio democrático con el principio de legalidad. Y vengo insistiendo en que creo que legalidad, realismo, legitimidad y democracia tienen que confluir también en lo que pueda ser algo que ayude en la convivencia», ha destacado Urkullu, quien, en todo caso, ha querido marcar ciertas distancias al asegurar que él no es quien para decir a Carles Puigdemont lo que tiene que hacer. El presidente de la Generalitat tiene de plazo hasta el lunes para responder al requerimiento que le ha enviado el Gobierno central para que aclare si el pasado martes declaró o no la independencia. En caso de respuesta afirmativa, el Ejecutivo aplicará el artículo 155 de la Constitución, aunque no está claró cómo lo hará.

El pasado miércoles, durante la apertura del año judicial, Urkullu ya advirtió de que la mera «aplicación de la legalidad vigente», aunque procedente y justificada, no contribuirá por sí sola a resolver el problema sino que podría incluso «polarizar aún más las posturas». «La solución, una solución satisfactoria para todas las partes, no puede lograrse únicamente ubicando la controversia en la aplicación de la legalidad vigente», advirtió Urkullu, «especialmente si este automatismo conduce a una solución que desoye una aspiración colectiva con alto arraigo social y puede conducir a quebrar el necesario marco de convivencia».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos