Urkullu, en el homenaje a las víctimas: «No sabemos si alguna vez ETA hará autocrítica, pero nosotros sí»

El «círculo solidario» ha tenido lugar en la Plaza Indautxu. /Manu Cecilio
El «círculo solidario» ha tenido lugar en la Plaza Indautxu. / Manu Cecilio

El lehendakari proclama en el acto celebrado en Bilbao que su sufrimiento «fue injusto»

LORENA GIL

«No sabemos si alguna vez ETA y el resto de organizaciones terroristas llegarán a hacer una lectura autocrítica sobre lo que hicieron. No sabemos si serán capaces de expresar algo que repare el daño que causaron a las víctimas y a la sociedad. No sabemos si lo harán, sabemos que deberían hacerlo. No sabemos si lo harán, pero la sociedad, las instituciones vascas y sus representantes sí podemos hacerlo». Con un discurso contundente, el lehendakari ha querido esta mañana reconocer el injusto sufrimiento que el terrorismo causó en sus víctimas y lanzar un mensaje a quienes, a día de hoy, todavía siguen sin reconocerlo. Iñigo Urkullu se refirió, aunque sin citarla, a la izquierda abertzale, gran ausente en el acto por estos damnificados que el Gobierno vasco ha celebrado esta mañana en Bilbao con motivo del Día Europeo por las Víctimas del Terrorismo. EH Bildu anunció a mediados de semana su decisión de desmarcarse del homenaje por considerarlo «parcial y partidista», lo que le valió duros reproches no sólo del propio Ejecutivo autónomo, sino del lehendakari, quien la víspera llegó a tildar su actitud de «lamentable». Acudió en nombre de EA, Pello Urizar.

El Ejecutivo autónomo, a través de la Secretaría de Convivencia y Derechos Humanos, convocó un acto de media hora en recuerdo de los damnificados por el terrorismo. El homenaje ha consistido en una concentración en forma de 'círculo solidario' en la Plaza Indautxu de Bilbao. Es el tercer año que el Ejecutivo se suma a la conmemoración del Día Europeo por las Víctimas del Terrorismo, que se celebra cada 11 de marzo. Este año la fecha coincide en domingo, lo que ha llevado a adelantar un día la cita. El Gobierno vasco siempre ha optado por un formato novedoso. En su anterior edición, los participantes se concentraron en la Plaza de la Virgen Blanca de Vitoria por turnos de quince minutos. Además del lehendakari, se sumaron los máximos dirigentes de las principales instituciones vascas, representantes de las universidades, el Ararteko, así como del ámbito de la judicatura, la economía, el deporte, las confesiones religiosas y la cultura. Esta mañana en Bilbao, la cifra de participantes ha rondado los 200, también de diferentes ámbitos de la sociedad vasca, incluidas las protagonistas: las víctimas. Participaron en el homenaje alrededor de setenta damnificados por diferentes grupos terroristas, tanto de ETA, como de los GAL y el Batallón Vasco Español.

Revisión del pasado

En la concentración, los asistentes se han colocado formando un círculo para trasladar la «unión entre la sociedad y las víctimas», un espacio de reparación que mire al pasado «de forma crítica».

En su discurso de clausura, el lehendakari tuvo una mención específica a las víctimas de las diferentes organizaciones terroristas. A las de ETA, por su «prolongación en el tiempo y su intencionalidad de imposición política, y por el acompañamiento socio-político con que contó». «ETA requiere una valoración expresa de su injusticia, una valoración del daño injusto causado a las víctimas y sus familias», ha dedicado Urkullu. «Y rechazar su enaltecimiento, legitimación o justificación», ha añadido, en alusión a los homenajes a etarras.

El jefe del Ejecutivo autónomo también ha recordado a las víctimas del GAL y el BVE, ante quienes afirmó que «la impunidad no puede ser la última palabra». «El Estado tiene una responsabilidad ante ellas», ha señalado. Por último, tuvo una mención a los damnificados del 11-m y de los atentados yihadistas: «Ninguna causa tuvo nunca un valor mayor que la vida, dignidad o integridad de cada persona».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos