Turull dice que el Gobierno está dispuesto a cargarse la democracia para frenar el referéndum soberanista

Jordi Turull, el segundo por la izquierda, junto con el resto de participantes en la mesa redonda celebrada en Bilbao.
Jordi Turull, el segundo por la izquierda, junto con el resto de participantes en la mesa redonda celebrada en Bilbao. / MANU CECILIO

El portavoz de la Generalitat participa en una mesa redonda en Bilbao junto con representantes de los partidos nacionalistas vascos

Octavio Igea
OCTAVIO IGEA

El portavoz de la Generalitat, Jordi Turull, ha finalizado su visita a Euskadi esta mañana asegurando que el proceso soberanista «seguirá hasta el final» y garantizando la celebración del referéndum del 1-O pese al rechazo del Estado. Antes y durante una mesa redonda sobre el procés celebrada en Bilbao Turull ha culpado al Gobierno central de que el camino rupturista sea unilateral -“llevamos año y medio intentando negociar y no han querido”, ha dicho- y ha mantenido la incertidumbre en torno a las decisiones que debe abordar el Parlament, posiblemente la próxima semana, para dotar de marco legal a la consulta. Este será el último paso hacia las urnas que deben dar las administraciones catalanas.

Las leyes del referéndum y de transitoriedad se aprobarán «en breve», se ha limitado a señalar para «no dar pistas» a Madrid y a una posible revocación del Tribunal Constitucional, que ya ha advertido que estará atento a los movimientos. «Los tiempos los manejamos nosotros», ha zanjado la cara más visible del Gabinete Puigdemont, aunque ha valordo que el Gobierno de Mariano Rajoy está dispuesto a cargarse la democracia para impedir el referéndum previsto para el 1 de octubre.

Noticias relacionadas

Firma y foto

Turull se reunió ayer por la mañana con su homólogo en el Gobierno vasco, Josu Erkoreka, para sumar la foto en la recta final en la que se adentra el desafío soberanista catalán. Por la tarde acudió a Zarautz para asistir al acto de apertura del curso político que tradicionalmente organiza el PNV en la localidad guipuzcoana. Hoy el encuentro ha sido con los portavoces del partido nacionalista y de EH Bildu, Joseba Egibar y Maddalen Iriarte, respectivamente, para participar en un encuentro al que se han sumado portavoces de Gure Esku Dago, el presidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sánchez, y el portavoz de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) en el Congreso, Joan Tardá.

Turull ha insistido en la irreversibilidad del camino hacia el 1-O y ha llamado a «desbordar democráticamente» las urnas del referéndum. En esa vía, ha insistido en que «sería un honor» para él firmar las leyes con las que el Parlament y la Generalitat quieren dar cobertura a la consulta pese a las advertencias del Gobierno central, que amenaza con sanciones incluso penales. «Firmaré e incluso me haré una foto», ha recalcado el portavoz catalán antes de asegurar que, pese al secretismo que rodea a los trámites del plebiscito para evitar al Constitucional, el Govern sigue adelante. «Que no expliquemos lo que estamos haciendo no quiere decir que estemos quietos», ha advertido tras mandar un mensaje al Gabinete Rajoy: «Quieren la rendición y la entrega de las urnas y eso es lo único que no vamos a hacer».

Fotos

Vídeos