La «condescendencia» de Trump con Rajoy

La gestualidad del presidente estadounidense en el encuentro del martes en la Casa Blanca le ha vuelto a mostrar como «un mandatario arrogante que quiere manejar la situación»

El presidente de Estados Unidos y el presidente del Gobierno español se saludan al final de una rueda de prensa. / EFE
Yolanda Veiga
YOLANDA VEIGA

No es nada personal. Son sus maneras, sus credenciales. Donald Trump recibió este martes a Mariano Rajoy en la Casa Blanca, un acto protocolario medido, una 'coreografía' en la que el mandatario estadounidense volvió a arrogarse el papel protagonista. El experto en comunicación no verbal Juan Ángel Anta pone palabras a lo que no se dijo y analiza la gestualidad de Trump y Rajoy en su encuentro del martes. Una cita en la que el presidente americano respaldó a su homólogo español en la crisis abierta en Cataluña... a su manera: «Sería de tontos no quedarse en España».

El saludo La mano que aprieta

Le sobran a Donald Trump todos los manuales de protocolo y buenas formas. Al menos en la cuestión de los saludos. Tiene costumbre de apretar la mano demasiado a su interlocutor, un deje «de su pasado de hombre de negocios». En lenguaje no verbal esa actitud es una manera de marcar territorio... y jerarquía. «Trump no tiene medida con los saludos y le aprieta la mano fuerte a Rajoy, que la deja como suelta. Con el índice le abarca hasta la muñeca y se notan blancos los nudillos. La sensación que transmite Trump con ese gesto es de poder, mientras que el de Rajoy denota debilidad», advierte Anta, director de la firma Detecta, que asesora sobre comunicación no verbal y detección de engaño.

Las posiciones Están colocados al revés

El protocolo manda que los mandatarios que reciben a un invitado en su 'casa' se coloquen a la izquierda (según miramos de frente). Es la posición de mando, donde el espectador ubica físicamente a «la parte fuerte» y en algunas instantáneas en las que se dan la mano Trump y Rajoy, están al revés. Claro que el presidente estadounidense «corrige» 'invadiendo' el espacio de su interlocutor con ese apretón de manos tan rotundo. «Aún estando en la parte 'mala' de la foto Trump se lleva a Rajoy a su terreno. El mandatario estadounidense saluda con su mano pegada al cuerpo, lo que obliga a Rajoy a estirar la suya. Ese detalle da a entender que Trump es quien maneja la situación».

La palmadita en el hombro «No te preocupes, que yo te apoyo»

Es lo que dice sin palabras ese gesto de Trump colocándole la mano en el hombro a Rajoy. «Queda raro entre dos mandatarios. Es un gesto propio de colegas, de un padre a un hijo, pero entre dos presidentes resulta condescendiente. Es como si Trump le estuviera diciendo: 'Yo te apoyo, no te preocupes'. Es una actitud arrogante, y ya ha mostrado esas formas de superioridad y condescendencia en encuentros con otros mandatarios», recuerda el experto.

Trump con el pulgar arriba Y Rajoy «tenso»

Dice Juan Ángel Anta que al gesto no hay buscarle un significado oculto. «Es algo pactado con los medios de comunicación. Lo hace como una especie de saludo a los periodistas, es una imagen habitual en él, le gusta que le hagan fotos con el pulgar hacia arriba». A su lado Rajoy, con gesto de... ¿circunstancias? «El presidente español sonríe pero es una sonrisa para los fotógrafos. En el fondo se le ve tenso. Le delatan esos párpados un poco caídos y su mirada transmite cierto temor, preocupación...».

La comparecencia de Trump Directa, con cierta actitud chulesca

No hubo tiempo ni mucho que analizar. Donald Trump y Mariano Rajoy comparecieron ante los medios de comunicación para hacer una declaración breve y sin sorpresas. «Trump adopta su postura habitual, sujetándose con las manos al atril, que es una cosa un poco tosca en él o en cualquiera. Pero eso es culpa del atril. Cuando quiere puntualizar algo de su discurso une los dedos pulgar e índice, que es un gesto característico suyo. Y cuando habla directamente de España se gira y se inclina un poco para mirar a Rajoy. Lo hace bien».

La comparecencia de Rajoy Gesticula con la mano, está convencido

Aunque a menudo el gesto de las manos puede resultar en Rajoy «un poco mecánico», en la comparencia este martes ante la prensa en la Casa Blanca el presidente de España no dio esa sensación. Mueve continuamente la mano derecha y lo hace de manera «congruente» con el discurso. «Se nota que Mariano Rajoy está convencido de lo que dice, convencido de la postura de su gobierno en la crisis abierta en Cataluña y por eso el discurso y el movimiento de su mano resultan armónicos. Aunque es un gesto medido, en este caso ayuda a apoyar sus palabras, las refuerza», explica el especialista.

Fotos

Vídeos