«Ha sido ETA la que ha torturado a la Ertzaintza durante 30 años»

Roberto Seijo./LUIS ÁNGEL GÓMEZ
Roberto Seijo. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ

El sindicato Erne asegura que el Gobierno vasco deja «desamparados» a los ertzainas al no rechazar el informe sobre malos tratos

David S. Olabarri
DAVID S. OLABARRI

Un ertzaina llamó ayer a la sede del sindicato Erne para protestar. Estaba enfadado porque su hija, de 14 años, le había dicho que había «oído en las noticias que la Ertzaintza tortura» y quería que algún representante de la Policía autonómica saliese a defender a la institución. A este agente, con más de dos décadas de experiencia en el Cuerpo, se le «cayó el alma a los pies». Luego le explicaría que durante estos años pudieron haberse producido actuaciones «incorrectas», pero que la Ertzaintza no ha torturado ni ha maltratado a ningún detenido. De hecho -le dijo-, la Policía vasca cuenta con numerosos protocolos para detectar y denunciar este tipo de prácticas.

La anécdota fue utilizada ayer por Roberto Seijo, secretario general del sindicato Erne, mayoritario en la Ertzaintza, para visualizar el «profundo» malestar que ha causado entre los policías el informe sobre torturas elaborado por laUPV a petición de la Secretaría de Derechos Humanos y Convivencia del Gobierno vasco. Este estudio contabiliza la existencia de 4.113 denuncias entre 1960 y 2014, aunque también advierte que sólo existen 21 condenas en los tribunales de justicia. 336 de estos supuestos casos están atribuidos a actuaciones de la Ertzaintza.

Los exconsejeros guardan silencio

Los tres exconsejeros que precedieron a Estefanía Beltrán de Heredia al frente del Departamento de Seguridad, antes denominado de Interior, optaron ayer por no valorar la polémica surgida a raíz del informe sobre torturas presentado por el Gobierno vasco. Tanto Juan Mari Atutxa como Javier Balza y Rodolfo Ares prefirieron guardar silencio, a pesar de que el estudio incluye 336 denuncias presentadas contra la Ertzaintza por supuestos malos tratos. Ninguna ha sido confirmada.

Seijo denunció, en este sentido, la «injusticia» que, a su juicio, supone que se mezclen en un mismo texto avalado por el Ejecutivo autonómico denuncias -«públicas o judiciales»- con los pocos casos que han quedado probados judicialmente. En su opinión, el Gobierno autonómico muestra con este estudio una «equidistancia absoluta» que, según su criterio, sólo busca «contentar a algún partido político». «Lo que tendrían que hacer es defendernos y rechazar un informe que sólo confunde y falsea la realidad. Estamos desamparados», subraya. Cuando se le pregunta por las condenas impuestas desde los tribunales europeos por no investigar las denuncias de tortura, el ertzaina insiste en que eso es un «problema institucional», pero que «en ningún caso» puede servir para «mezclar» cosas y difundir «ideas falsas» sobre un colectivo que -dice- ha sido «reconocido por otros organismos por su buen hacer en materia de derechos humanos».

«Acoso sistemático»

Seijo insiste en que este documento sólo trata de poner en un mismo plano las denuncias de tortura con «los asesinatos, el acoso sistemático» a los policías autonómicos por parte del «entorno de la banda» y «los atentados de ETA». «Han sido los terroristas los que torturaron a los ertzainas durante más de 30 años», advierte el responsable de la central. De hecho, subraya que muchos agentes siguen pagando en la actualidad las «consecuencias» de la «presión» y las «constantes amenazas» a las que fueron sometidos durante años.

- ¿Puede garantizar que en Euskadi no se ha torturado?

- Lo que puedo garantizar es que ni la Ertzaintza ni las policías locales han torturado. Pueden haberse producido actuaciones incorrectas. Pero esos casos no se pueden confundir con torturas o con malos tratos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos