Alta tensión por un lazo amarillo en el pleno de la Cámara catalana

Carlos Carrizosa retira un lazo amarillo colocado en el banco del Govern. / Efe

Torra se estrena como presidente sentado solo en la bancada del gobierno en la Cámara catalana

CRISTIAN REINOBarcelona

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha asistido esta mañana a su primer pleno parlamentario como jefe del Ejecutivo, después de su toma de posesión el pasado 17 de mayo. Torra ha ocupado en el hemiciclo el lugar reservado a los miembros del Gobierno y en consecuencia ha comparecido solo. Una imagen simbólica, que por sí misma resume el momento político que vive Cataluña. Torra ya ha tomado posesión como presidente, pero en cambio no tiene gobierno que presidir porque el Ejecutivo central se niega a firmar el decreto de nombramiento de los consejeros propuestos por el dirigente nacionalista.

Sin embargo, el pleno no ha durado mucho. El presidente de la Cámara catalana, Roger Torrent, lo ha suspendido después de que Ciudadanos y los independentistas se hayan enzarzado por la colocación de un lazo amarillo en la bancada del gobierno en el hemiciclo.

Elsa Artadi ha añadido un lazo amarillo en uno de los lugares reservados a los consejeros. El portavoz de Ciudadanos, Carlos Carrizosa, ha pedido la palabra para reclamar al presidente de la Cámara que alguien retirara el lazo amarillo. Y que si nadie lo hacía, lo haría él. «Usted no quitará nada», ha replicado Torrent. «No convierta la Cámara en un patio de colegio o en un teatro», le ha espetado, llamándole al orden. «Usted no es nadie para quitar el lazo», ha añadido.

Carrizosa, en cambio, ha obviado las advertencias del presidente del hemiciclo y lo ha quitado. «Le exijo que lo ponga», ha respondido Torrent. «Póngalo o entréguelo a los servicios de la Cámara», ha señalado el presidente del Parlament. Ante la negativa del dirigente de Ciudadanos a reponer el símbolo con el que el independentismo pide la libertad de los presos, Torrent ha decidido suspender el pleno y ha convocado una reunión con los grupos.

Una vez el pleno se ha anulado, la CUP se ha hecho con el lazo, se lo ha entregado a Antoni Castellá, del grupo de Esquerra, que es quien ha vuelto a poner el lazo, eso sí, con el pleno suspendido. La tensión vivida estos días en las playas de Canet de Mar y Llafranc se ha trasladado al hemiciclo catalán, lo que anticipa el tono de la legislatura.

Tras la reunión de los grupos con Roger Torrent, la solución a la que han llegado ha sido que el lazo amarillo no se coloque en el lugar de la bancada que está delante del grupo de Ciudadanos en la Cámara catalana, sino al lado de Quim Torra. Eso sí, el acuerdo es solo para hoy y la formación naranja ha exigido un pleno para debatir cómo se regula esta cuestión, que está tensionando la sociedad y ahora a la Cámara catalana. Así, el pleno se ha podido reanudar.

Sin modificaciones de las nóminas

La Moncloa ya ha advertido de que no publicará el decreto en el DOGC mientras el presidente de la Generalitat no renuncie a nombrar como consejeros a Josep Rull, Jordi Turull, Toni Comín y Lluís Puig, todos ellos en prisión o huidos en el extranjero. Torra, en cualquier caso, ya ha replicado que no tiene intención de modificar la nómina de consejeros, desde el argumento de que es él quien nombra a su equipo y no Mariano Rajoy.

La pugna entre la Moncloa y el Palau de la Generalitat tiene bloqueada a la política catalana, a la espera de que haya un gobierno y se levante el artículo 155 de la Constitución.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos