El superjueves

La aprobación del Cupo y el pacto sobre Sociedades confirman a PNV y PP como eje de estabilidad en Euskadi y en España

El superjueves
Alberto Ayala
ALBERTO AYALA

Con el incendio catalán camino de su extinción -ojalá que definitiva-, ayer reapareció a plena potencia el eje PNV-PP como factor de estabilidad determinante en Euskadi y en España. Y lo hizo con dos acuerdos de enorme trascendencia en sí mismos y con importantes derivadas políticas y económicas.

A mediodía, el Congreso sancionaba la nueva Ley Quinquenal del Cupo y la de modificación del Concierto Económico, pactadas hace meses por los gobiernos de Madrid y Vitoria. Un compromiso que llegó en el marco de los acuerdos entre el Gabinete Rajoy y el PNV que hicieron posible la aprobación de los Presupuestos del Estado 2017 a cambio de jugosas contrapartidas para Euskadi.

Solo dos horas más tarde PNV y PSE confirmaban que arrojan a la basura la ‘minireforma’ fiscal que alumbraron hace algunas semanas, tras alcanzar un acuerdo para rebajar nada menos que cuatro puntos en dos años (del 28% al 24%) el impuesto que pagan las empresas (Sociedades). ¿Finalidad? Satisfacer las exigencias del PP vasco para apoyar cambios fiscales en las Juntas Generales de Álava, donde jeltzales y socialistas carecen de mayoría. Y, sobre todo, para que haga posible con su voto la aprobación de los Presupuestos Generales del País Vasco para 2018.

Pese a tratarse de decisiones de trascendencia también presentan sus puntos oscuros. En el caso del acuerdo Concierto-Cupo por primera vez un gran partido de ámbito estatal, Ciudadanos, votó en contra, como Compromís. Los naranjas, partidarios de uniformizar España, no están de acuerdo ni con la existencia del Concierto, pilar esencial del autogobierno vasco que nadie más cuestiona, ni con el dinero concreto que los vascos vamos a pagar este año al Estado por las competencias no asumidas, que estima del todo insuficiente.

No tendría mayor trascendencia que ser un aviso a navegantes de cara al futuro, a no ser porque muchos barones del PSOE y alguno del PP comparten la ficción de que Euskadi está sobrefinanciada y debe abonar más dinero a la caja común para las autonomías deficitarias. Da igual que aquí se paguen más impuestos, exista más rigor y se persiga algo más el fraude.

El presidente gallego, Núñez Feijóo (PP), exigió que en la próxima reunión para abordar la reforma del modelo de financiación autonómica -que Rajoy prometió para 2017- el Gobierno central desmenuce a las restantes autonomías cómo se ha llegado al Cupo de este año.

Con o sin esa explicación, el Gabinete Urkullu debiera dedicar ya tiempo y dinero a explicar nuestro modelo. Incluso a quienes no quieren entenderlo. Parece que cada vez va a ser más complejo pactar nuevos cupos si sigue el griterío de otras autonomías.

El PSE de Idoia Mendia va a tener que dar muchas explicaciones a los suyos del acuerdo con el PNV sobre Sociedades. Por más que se endurezcan las deducciones a las empresas para que la recaudación no caiga, los tipos siempre han tenido un algo de tótem para la izquierda.

El PP vasco, que va a poder demostrar cómo se puede influir desde la oposición, no ha dado su ‘sí’ a la oferta PNV-PSE. Aun así puede darse por seguro que habrá Presupuestos vascos en 2018. ¿En España? El PNV negociará tras el 21-D y pedirá nuevas contrapartidas, pero sería una sorpresa que no hubiera pacto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos