Sortu se suma a la campaña contra el turismo

Pintada contra el turismo aparecida en la zona más antigua de la Parte Vieja donostiarra.

Acusa al PNV, PSE y PP de «poner una alfombra roja» a un modelo «salvaje»

DAVID GUADILLA

Sortu se ha sumado a la campaña contra la industria turística impulsada por sus juventudes y ha acusado al PNV, PSE y PP de «poner la alfombra roja» a un modelo «salvaje». Una valoración que llega en respuesta a las críticas que el Gobierno vasco y el Ayuntamiento de San Sebastián han lanzado contra la iniciativa lanzada por Ernai contra el turismo. El punto de inflexión será la manifestación convocada el próximo día 17 en plena Semana Grande de San Sebastián. El Ejecutivo autónomo ha mostrado su «preocupación» por el impacto que puede tener una campaña similar a la emprendida por las juventudes de la CUP en Cataluña y las Islas Baleares sobre una industria que ya tiene un importante impacto en la economía vasca. Un 10% de los afiliados vascos a la Seguridad Social ya están vinculados a este sector. Los anticapitalistas de la CUP han provocado diversos incidentes, como pintar un autobús turístico en Barcelona y manifestarse e increpar a los turistas en Palma de Mallorca.

La contestación de Sortu ha llegado a través de un comunicado. La formación de la izquierda abertzale, que hasta ahora se había puesto de perfil, obvia la campaña impulsada por Ernai y carga contra el resto de partidos. Sortu sostiene que el gran número de visitantes en San Sebastián «ha incrementado considerablemente algunas consecuencias perjudiciales» que el turismo genera. Entre ellas sitúa el agravamiento del «grave problema de la vivienda». «Los especuladores están poniendo en práctica una salvaje estrategia para comprar cuantas más propiedades inmobiliarias mejor», recalca la formación abertzale.

Sortu incide en «los tiburones de la industria del turismo que quieren comprar la ciudad» y en criticar a las «transnacionales capitalistas». Con una retórica de izquierdas, Sortu recalca que el turismo promueve sueldos «precarios» y «temporalidad». La formación liderada por Arkaitz Rodríguez exige que se pongan «límites al modelo en vigor» y que se responda a «las afecciones que crea». «Los ciudadanos deben actuar con responsabilidad y tomar conciencia de la importancia y el valor de nuestro entorno social, ante beneficios económicos a corto plazo», recalca Sortu.

Fotos

Vídeos