El servicio secreto de los Mossos avisó de que la DUI llevaría al Govern a la cárcel

El servicio de espionaje de los Mossos informó al propio Govern de que la Fiscalía reclamaría prisión para Artur Mas./Efe
El servicio de espionaje de los Mossos informó al propio Govern de que la Fiscalía reclamaría prisión para Artur Mas. / Efe

Así lo revela una nota interna, escrita en catalán, que la Policía Nacional logró rescatar antes de que los Mossos d’Esquadra la quemasen el pasado 26 de octubre

MELCHOR SÁIZ-PARDO

El Gobierno catalán sabía desde verano de 2015 que una Declaración Unilateral de Independencia acabaría con los miembros del Ejecutivo autonómico en la cárcel. El servicio de espionaje de los Mossos d’Esquadra informó al propio Govern de que la Fiscalía había recibido ya entonces órdenes de reclamar el ingreso en prisión del presidente de la Generalitat (entonces Artur Mas) y de todos sus consejeros en el caso de que se hiciera una declaración formal de secesión, como la que finalmente se produjo en octubre de 2017.

Así lo revela una nota interna, escrita en catalán, que la Policía Nacional logró rescatar antes de que los Mossos d’Esquadra la quemasen el pasado 26 de octubre, junto a otros cientos de documentos, en la incineradora de San Adrià del Besós. Ese documento, incorporado a los atestados que la Policía ha enviado a la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, revela que la Policía autonómica supo de los planes de la Fiscalía y del Gobierno a través de un informante que acudió a un una boda en Marruecos de «una persona de confianza del Rey Mohamed VI» que se celebró a finales de agosto de 2015. A aquella celebración también asistieron, entre otros, «una persona vinculada al entorno» de Jorge Moragas, entonces jefe de gabinete de Mariano Rajoy y que no es identificada en el documento; Ángel Vilafranca, fiscal delegado antidroga de Tarragona; y un empleado de Acciona.

Estas tres personas mantuvieron -explica el documento de los Mossos- una «conversación informal» en el hotel en el que se alojaban y en la que el fiscal le reprochó a la «persona cercana» a Moragas «habernos enviado por escrito unas directrices muy bestias» y «politizadas» para frenar cualquier intentona secesionista.

«Según parece -prosigue el informe de los espías- las directrices irían encaminadas al momento en el que el Gobierno catalán iniciase cualquier paso con el fin de decretar una DUI, cuando los fiscales estarían legitimados para abrir un proceso penal contra los miembros del Gobierno y habrían de pedir el ingreso provisional en prisión».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos