El PSOE pide que el Gobierno explique la injerencia de Rusia en Cataluña

El PSOE pide que el Gobierno explique la injerencia de Rusia en Cataluña

El Ejecutivo español acusa al gobierno de Putin de interferir en la crisis catalana y éstos advierten de que estos hechos perjudican las relaciones bilaterales entre ambos países

MELCHOR SÁIZ-PARDO y AGENCIASMadrid

Las posibles injerencias rusas en la crisis de Cataluña a través del ciberespacio han llegado hoy al Congreso, con la petición del PSOE de comparecencia de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ante la comisión de secretos oficiales, y la presencia del director del Instituto Nacional de Ciberseguridad.

El Grupo Socialista ha solicitado la comparecencia de Sáenz de Santamaría para que informe de la situación y las medidas que ha puesto en marcha el Gobierno para combatirlas.

Según ha alertado la portavoz socialista, Margarita Robles, esas injerencias podrían haber afectado a la seguridad, no sólo de España, sino de toda la UE, ya que procederían de un país tercero como Rusia. No obstante el PSOE da un "margen de confianza" al Gobierno porque se trata de una "cuestión de Estado" y es necesario que se despeje "cualquier duda".

El propio Mariano Rajoy, de manera pública y por primera vez en su carrera, ha denunciado de forma velada las injerencias de servicios extranjeros. Las actividades en España del Sluzhba Vneshney Razvedki, SVR, el Servicio de Inteligencia Exterior ruso, de sus agencias de propaganda camufladas de medios de información y de sus ciberactivistas a sueldo han ido demasiado lejos a cuenta de la crisis catalana.

Las acusaciones perjudican las relaciones bilaterales entre los dos países, ha señalado hoy el Ministerio de Exteriores ruso. "Nos gustaría que nuestros colegas españoles comiencen a responder acerca de sus palabras y presenten datos concretos" que avalen la supuesta interferencia, ha dicho la portavoz del Ministerio, María Zajárova, en conferencia de prensa. Ha afirmado que "el menosprecio hacia los hechos objetivos y el entusiasmo injustificado con que se lanzan acusaciones sin pruebas en base a, entendemos, fuentes dudosas, claramente no habla bien de la diplomacia española". "Esos pasos lo único que consiguen es dañar las relaciones ruso-españolas", ha añadido Zajárova.

La diplomática pide a España que ofrezca datos concretos de la supuesta interferencia y dijo que "Rusia lamenta profundamente que la ola de campañas antirrusas que se ha desatado en los medios occidentales haya sido elevada en Madrid al nivel oficial en el contexto de la crisis catalana". "Causa especial perplejidad escuchar de boca del ministro de Exteriores de ese país (Alfonso Dastis) decir que Rusia está supuestamente interesada en debilitar a España", añade la portavoz del Ministerio.

Los comentarios de Zajárova siguen a las declaraciones efectuadas ayer por el propio ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov, y el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, quienes consideraron que las acusaciones contra Moscú son una muestra más de la histeria antirrusa desatada en Occidente, así como de la incapacidad de los países afectados para lidiar con sus problemas internos. "Seguramente esa histeria sensacionalista la montan para distraer la atención de sus electores acerca de la incapacidad para resolver esos problemas internos", afirmó Lavrov.

Casi al mismo tiempo, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, rechazaba igualmente las acusaciones asegurando que no hay ni una sola prueba. "Ni las autoridades españolas, ni la OTAN, ni los medios han presentado ningún argumento que de credibilidad a esas acusaciones, por eso consideramos infundadas estas afirmaciones que parecen ser la continuación de la misma histeria que actualmente existe en EE UU y algunos otros países", declaró Peskov a los periodistas.

Informaciones «falsas»

Los informes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) remitidos entre octubre y los primeros días de noviembre a Moncloa coinciden en su análisis: las interferencias de Moscú, sobre todo a través de informaciones «directamente falsas» o «provocadoras», se han multiplicado de forma «exponencial» en las últimas semanas. Parte de esos documentos –que ha podido consultar este periódico– inciden en que la crisis secesionista catalana, un argumento totalmente ajeno y desconocido para el público ruso, es solo la coartada para lanzar duros ataques a la UE.

Los documentos de la inteligencia española hablan de una escalada sin precedentes. Nada que ver con las advertencias del Departamento de Seguridad Nacional (DSN) y del CNI en 2014 cuando por primera vez denunciaron de manera eufemística que «servicios extranjeros» estaban siendo cada vez más hostiles a los intereses nacionales.

Menos sutil

Ahora –detallan los documentos de la inteligencia española– la campaña del Kremlin es mucho menos sutil. Los dos medios más potentes de «contrainformación exterior», propaganda y desinformación de Moscú se han metido de lleno en la crisis catalana. ‘Rusia Today’ (RT), el informativo en inglés financiado exclusivamente por el Gobierno de Putin, y la agencia de información ‘Sputnik’, igualmente dependiente al 100% de la financiación.

RT y sus portales paralelos –apuntan los informes en poder del DSN– han convertido la crisis catalana en una de sus principales noticias diarias. Entre agosto y principios de octubre fueron 42 informaciones sobre el tema. Las cargas policiales del 1-O fueron objeto preferente de tratamiento, pero las noticias directamente falsas han inundado sus informativos posteriormente, forzando titulares basados en supuestos analistas. «Tanques en las calles de Barcelona: España y Cataluña al borde de un desenlace definitivo» (28 de octubre); «¿Por qué la OTAN no bombardea Madrid?» (5 de octubre); «El nuevo mapa de Europa: ¿Quiénes apoyan independencia de Cataluña?» (11 de octubre); «Un país muy autoritario y antidemocrático: arrecian las críticas a España por la crisis catalana» (9 de noviembre)... son algunas de las informaciones transmitidas en el últimos mes por Rusia Today, empeñada en comparar la situación de Cataluña con la de Kosovo o Crimea, en dar a entender, a través de mapas en los que se confunden Estados con portavoces de partidos minoritarios, que la UE ha reconocido la autodeterminación de la Cataluña. Sputnik es todavía más parcial. El recuento de los servicios de inteligencia apuntan a más de 300 informaciones sobre Cataluña en las que, una vez más, un portavoz de una organización o un analista siempre favorable a las tesis secesionista sirve para justificar un titular.

‘Fake news’

El uso masivo de’ fake news’ en canales cercanos al Kremlin también tienen eco en los informes del CNI y del DSN, que no solo apuntan a la utilización de las redes sociales y referentes mediáticos como los activistas Julian Assange y Edward Snowden. Los servicios de inteligencia españoles insisten en la difusión masiva de informaciones falsas en las redes como «Cataluña reconocerá Crimea como parte de Rusia» o «también las Islas Baleares en España piden la independencia».

La virulencia de esta campaña de propaganda provocó ayer una reacción desconocida en el Gobierno español, poco acostumbrado a crisis de espionaje y tradicionalmente reacio a hablar de estos asuntos. Rajoy, en una entrevista al diario alemán ’Handelsblatt’ afirmó que entre las cuentas españolas de Twitter implicadas en el apoyo de los secesionistas solo un 3% de los perfiles son verdaderos, y entre los falsos un 50% están registrados en Rusia y un 30% en Venezuela.

La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, por su parte afirmó que el Gobierno tiene «constatado» que «muchos mensajes y redes sociales» sobre Cataluña proceden de «territorio ruso». El ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, fue mucho más allá y ayer informó a sus homólogos de la UE sobre los casos de «manipulación» desde Rusia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos