Los Reyes culminan en Oxford su visita a Reino Unido

Los Reyes durante su visita hoy a la Weston Library de Oxford. /EFE
Los Reyes durante su visita hoy a la Weston Library de Oxford. /EFE

La impresión positiva de los mensajes de Felipe VI incita el deseo británico de mayor protagonismo en la UE

IÑIGO GURRUCHAGA

«Cuando acabe este almuerzo, la Reina y yo daremos por terminada nuestra visita de estado al Reino Unido, durante la cual hemos podido tener contacto con el Gobierno, el Parlamento, con relevantes actores económicos y por último con su mundo científico y académico. Tengan la certeza de que no olvidaremos estos días, en los que hemos percibido la calidez del pueblo británico y sus instituciones hacia España. Como tampoco podremos olvidar que han sido posibles gracias a la generosidad de Su Majestad la Reina Isabel y su familia».

Con estas palabras, Felipe VI cerró el último de sus discursos durante tres intensos días. Las pronunció en el Exeter College de la Universidad de Oxford, que celebra este año siete siglos desde su fundación. En el college fundó Alfonso XIII hace noventa años una cátedra de Estudios Hispánicos. Los reyes habían visitado antes archivos universitarios en los que vieron ejemplares de 'El Quijote' o mapas de España del siglo XV.

El discurso del Rey fue ambicioso. Recordó a españoles protagonistas de la historia en la ciudad universitaria, como Luis Vives o Blanco White, las relaciones de Oxford con otras universidades europeas, como la de Salamanca que cumplirá 800 años el año que viene, y subrayó la esencia internacional de las comunidades universitarias e investigadoras. El 41% de los profesores de Oxford son extranjeros, procedentes de más de cien países diferentes.

Felipe VI demandó que las universidades «no renuncien a participar de manera activa en la creación de soluciones viables para los problemas materiales y de conocimiento que aquejan a nuestras sociedades posindustriales». Entre ellos citó «el envejecimiento de la población, el cambio climático, el deterioro del medio ambiente, la sostenibilidad energética, las grandes epidemias, la brecha tecnológica y económica entre los países del norte y del sur, las guerras y sus causas, la intolerancia o el fenómeno de las migraciones».

Ciencia en La Zarzuela

La impresión que dejaban los Reyes tras su marcha era grata. Estrella Luna Díaz, ingeniera agrónoma formada en la Universidad de Valencia e investigadora ahora en la de Sheffield del potencial del sistema inmunológico de los cultivos destinados a la alimentación humana para reducir el uso de pesticidas, representó ayer a los 700 investigadores españoles que se han unido en la sociedad Sruk-Ceru en un encuentro con Felipe VI y Letizia.

«Ha estado muy bien. Hemos podido hacer exactamente lo que pensábamos. El Rey nos ha preguntado por nuestra asociación y le hemos podido explicar nuestra propuesta de crear un programa, Milla, para impulsar el regreso a España de los investigadores que lo desean y las relaciones entre ambos países en proyectos de investigación tras el Brexit. La Reina también nos ha dicho que da importancia a la cultura científica».

Una idea de los asociados en Ceru, que su presidente ha podido presentar a los Reyes, es la de abrir La Zarzuela a la ciencia, invitando a niños a jugar con juguetes científicos. Y también pudieron señalarles problemas como la falta de financiación o la poca atracción al talento. De los 700 miembros de Ceru, solo el 30% querría volver a España si el Brexit les complica la vida en Reino Unido. El 60% intentaría establecerse en Alemania.

Para Christopher Dottie, director gerente de la agencia de selección especializada de personal Hays y presidente de la Cámara de Comercio Británica en Madrid, la visita ha sido «muy positiva. Ha promovido mucha buena voluntad, sentimientos cálidos entre ambos países y el Rey siempre ha mostrado un interés para animar los negocios y la creación de riqueza, porque cree que una economía con éxito da una sociedad más feliz», decía ayer.

El directivo empresarial, que participó en el foro de empresas españolas y británicas, el jueves, subrayaba que los vínculos de «residencia, comercio, turismo, valores,... crean una relación muy amistosa», que se quiere desarrollar ante las complicaciones del Brexit. El 63% de los socios de la Cámara británica lamentan por eso que «España no parece desear un papel protagonista en la negociación con la UE, dejándola en manos de Francia y Alemania».

Fotos

Vídeos