«Que ETA reconociera su derrota ha sido el mejor final»

«Que ETA reconociera su derrota ha sido el mejor final»

Las juventudes del PSE premian a Zapatero, Rubalcaba, Madina y la librería ‘Lagun’ por contribución «a la paz»

OCTAVIO IGEASan Sebastián

«Ya está». El 20 de octubre de 2011, minutos después de que ETA anunciara el cese definitivo de su actividad, José Luis Rodríguez Zapatero, entonces presidente del Gobierno, y su ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, mantuvieron una escueta pero intensa conversación telefónica. «Lloramos, lloramos los dos», ha confesado este domingo Rubalcaba. «Sabíamos lo que iba a pasar días antes, algo debió hacer bien la política», ha añadido Zapatero. Ambos visitaban este domingo San Sebastián tras ser premiados por las juventudes del PSE. Se reconocía su contribución «a la paz y la convivencia» en un acto que ha servido a los dirigentes socialistas para reivindicar un futuro «sin desmemoria» y para congratularse de que el epílogo de la banda terrorista fue el deseado. «Que reconocieran su derrota fue el mejor final».

Además de Zapatero y Rubalcaba, la segunda edición de los premios ‘Oroimen hegoak’ ha agasajado a Eduardo Madina, miembro de las juventudes socialistas cuando ETA puso una bomba en su coche en 2002, y a los fundadores de la librería ‘Lagun’ de San Sebastián por su icónico ejemplo de «resistencia cívica» ante el acoso radical. El acto ha contado con la presencia de numerosos afiliados y dirigentes del PSE, de su secretaria general Idoia Mendia y del exlehendakari Patxi López.

«La mejor Euskadi es sin ETA y en paz con España»

A López, Jesús Eguiguren y Rodolfo Ares precisamente ha recordado Zapatero evocando los años de lucha contra ETA que lideró desde La Moncloa. «Llevaron el riesgo personal al límite porque tenían ansia de paz», ha reconocido el expresidente del Gobierno tras señalar al País Vasco como «el lugar donde más se han ampliado los derechos humanos» desde que la banda pusiera fin a su actividad. «Fue un final limpio», ha insistido Zapatero superando su «pudor» a hablar de aquellos meses. No ha ofrecido mayores detalles de los entresijos que llevaron a aquel histórico 20 de octubre -«algún día se sabrán»-, pero ha reivindicado la memoria para fortalecer una democracia «que no olvida pero que espera a todos, incluso a los peores». De cara al futuro, y en la única alusión de su discurso a un tema que no fuera la lucha contra el terrorismo, Zapatero ha llamado a los socialistas vascos a oponerse a cualquier apuesta independentista. «La mejor Euskadi es sin ETA y en paz con España».

Esa apuesta por romper con el Estado que encarnó ETA en Euskadi ha sido calificada por Rubalcaba como «un terror inútil» sembrado por «patriotas de la muerte» que el exministro del Interior ya considera vencidos. «A la gente le preocupa poco que sigan ahí, le da igual», ha dicho, «cuando más tarden en desaparecer peor para sus presos». Sí preocupa a Rubalcaba «que no se quiera hablar del terrorismo y que algunos quieran reescribir la historia», en alusión a la izquierda abertzale. «Fue una historia de vencedores y vencidos, de gente justa y criminales que perdieron», ha resumido.

«Seguir sin odio»

Mirando hacia adelante, Eduardo Madina ha incidido en la necesidad de que el relato de la historia de ETA sea el adecuado. Y no para compensar a las generaciones «marcadas» por su barbarie, sino a las siguientes. «Me preocupa más cómo me explique mi hijo dentro de unos años lo que fue el terrorismo que lo que le pueda contar yo», ha asegurado antes de exigir un camino claro en País Vasco: «El futuro de Euskadi es el derecho a convivir, no el derecho a decidir».

Precisamente, la secretaria general del PSE, Idoia Mendia, ha tomado ese guante y se ha ofrecido a liderar «la construcción de la convivencia» en Euskadi tras felicitarse porque se acabara con el terrorismo «sin concesiones». Lo ha hecho pese a subirse al escenario justo después de que la presidenta de las juventudes socialistas de Euskadi, Azahara Domínguez, arrancara un largo e intenso aplauso a los asistentes al acto al leer la lista de militantes del PSE asesinados por ETA. Casas, Múgica, Buesa, ‘Pagaza’, Carrasco... «todos ellos murieron este mes, febrero está teñido de rojo para nosotros», ha lamentado Mendia antes de poner su receta sobre la mesa: «Seguir adelante todos sin odio».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos