Rajoy pone el «entendimiento» con el Gobierno vasco como ejemplo frente al «enfrentamiento estéril» de Cataluña

LUIS ÁNGEL GÓMEZ

El presidente del Gobierno, que ha participado esta mañana en Bilbao en unas jornadas en recuerdo de Miguel Ángel Blanco, promete impedir el referéndum catalán con «moderación» y la «razonable fuerza de la ley»

Olatz Barriuso
OLATZ BARRIUSO

El referéndum catalán no se va a celebrar porque es «ilegal». Así de tajante se ha mostrado Mariano Rajoy este mediodía en Bilbao, donde ha participado en la escuela organizada por Nuevas Generaciones en el Palacio Euskalduna en memoria de Miguel Ángel Blanco en el vigésimo aniversario de su secuestro y asesinato a manos de ETA. Un día después de la drástica remodelación del Govern consumada por el president Puigdemont para rodearse de secesionistas irreductibles, el presidente del Gobierno ha dejado claro que no le temblará la mano para responder al desafío pero ha aclarado también que lo hará sin caer en la «peligrosa pendiente de la radicalidad» por la que se deslizan los independentistas catalanes. Frente a su intención de «violar la ley», ha dicho, «nosotros la cumpliremos y la haremos cumplir« pero siempre con «la razonable fuerza de la ley, sensatez, moderación, sentido común y concordia». «Los catalanes sensatos y moderados deben saber que el resto de los españoles no les vamos a fallar», ha insistido.

Cuando arrecian las voces para que el Gobierno central frene el órdago del Govern apelando al artículo 155 de la Constitución que permite suspender la autonomía, Rajoy no ha querido poner paños calientes ni ocultar la magnitud de la «amenaza» y, de hecho, se ha mostrado convencido de que la «deriva autoritaria» de la Generalitat es de los hechos más graves que han ocurrido en España «desde hace décadas». Eso sí, lejos de inflamar los ánimos, ha subrayado que «todas las leyes» -el Estatuto de Cataluña, la Constitución española y la legislación internacional- están de su parte y también la mayor parte de la sociedad catalana, «que empieza a desconectarse de su desconexión». «Les pido que desconecten de su delirio y se reconecten al respeto a la ley y al Estado de Derecho que están violando ininterrumpidamente». Y por eso ha insistido, «con serenidad», que el Estado de Derecho «va a prevalecer y el referéndum no se va a celebrar», en la misma línea argumental de los ponentes que le han precedido, como el presidente del PP catalán, Xavier García Albiol, o el portavoz en el Senado, José Manuel Barreiro, que ha prometido aplicar «toda la fuerza del Estado de Derecho» pero con «concordia y elegancia». «Estamos orgullosos de cumplir la ley y estaremos orgullosos de hacer que se cumpla», ha insistido el presidente del Gobierno, en presencia del ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, y de la plana mayor del PP vasco.

Más información

En su presencia ha aprovechado también Rajoy para ensalzar la actitud del Gobierno vasco frente al «enfrentamiento» promovido por las instituciones catalanas y su comportamiento «antidemocrático», en vísperas de que el próximo miércoles se firme en Madrid la nueva Ley Quinquenal del Cupo, que garantizará la paz fiscal hasta 2021, y las modificaciones en la Ley del Concierto que permitirán, por ejemplo, que alrededor de trescientas nuevas empresas comiencen a tributar ante las Haciendas forales. El buen camino, ha subrayado Rajoy, es «esa forma de trabajar unida a las palabras pacto, acuerdo y entendimiento». «Lo que se está haciendo desde el Gobierno de España y el Gobierno vasco es lo que se debe hacer, construir juntos, cada uno con sus planteamientos pero en defensa de los intereses de todos», ha aplaudido.

El presidente del Gobierno ha defendido también el homenaje a la memoria de las víctimas como parte fundamental y contribución española a la lucha contra el terrorismo, y ha recordado como ejemplo de «civismo» y digno heredero del espíritu de Ermua a Ignacio Echevarría, última víctima española, asesinado en Londres en un ataque yihadista.

Fotos

Vídeos