Rajoy plantea el cese del Govern y la convocatoria de elecciones en Cataluña en seis meses

Rajoy durante la rueda de prensa. / Efe

Los ministros asumirán las competencias del Gobierno catalán durante el tiempo que dure esta situación excepcional

EDURNE MARTÍNEZ / AGENCIASMadrid

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha acordado junto a sus ministros en el consejo extraordinario de este sábado el cese de todo el Govern catalán y la convocatoria de elecciones en Cataluña en un plazo máximo de seis meses.

Sin embargo, se mantendrá el Parlament, aunque el acuerdo atribuye al Gobierno central capacidad de veto de iniciativas parlamentarias y la suspensión de la facultad de control por parte de la Cámara.

Ahora es el Senado quien debe aprobar este acuerdo el próximo viernes en el pleno extraordinario. Será el viernes por la mañana. Por la tarde, el Gobierno podrá aplicar las medidas del artículo 155 tras retrasar la reunión del Consejo de Ministros. En ella pueden ultimarse algunos detalles sobre la aplicación de las medidas, que entrarán en vigor en cuanto sean publicadas en el Boletín Oficial del Estado.

Las medidas

-La facultad de disolver el Parlamento de Cataluña pasa al presidente del Gobierno. Se convocarán elecciones en un plazo máximo de seis meses, "aunque mi voluntad", ha dicho Rajoy, "es hacerlo tan pronto como se recupere la normalidad".

-Se pide autorización al Senado para proceder al cese del presidente, del vicepresidente y de los consejeros del Gobierno catalán. El ejercicio de dichas funciones la asumirán los ministerios correspondientes durante el tiempo que dure esta situación excepcional.

-La Generalitat continuará funcionando y seguirá siendo la administración ordinaria de la Comunidad Autónoma. Esta administración actuará bajo las directrices de los órganos designados por el Gobierno de la nación, es decir, por los ministros.

-El Parlament no se disolverá. Seguirá cumpliendo su función representativa. Sin embargo, la Presidenta del Parlament no podrá proponer candidato a la presidencia de la Generalitat, ni plantear plenos de investidura. Tampoco llevar a cabo iniciativas que sean contrarias a la Constitución o al Estatut. El Gobierno tendrá un plazo de 30 días para vetar estas iniciativas.

Toda la plana mayor del Ejecutivo ha acudido a la rueda de prensa ofrecida por Rajoy a las 13.30 horas, en la que el presidente del Gobierno ha detallado las medidas más relevantes que va a solicitar al Senado.

"No se suspende la autonomía, sino que se cesa a las personas que han puesto al Gobierno catalán al margen de la Constitución", ha explicado Rajoy en rueda de prensa. Así, ha destacado que solo se cesa a las personas que "han puesto en peligro la democracia".

Documentación

Rajoy ha afirmado que a partir de que el Senado lo apruebe, la facultad de disolver del Parlamento de Cataluña "pasa al presidente del Gobierno", quien puede convocar elecciones en un plazo máximo de seis meses. A pesar de este plazo, Rajoy ha señalado que su "voluntad" es hacerlo "tan pronto como recuperemos la normalidad institucional".

Uno de los objetivos es "recuperar la normalidad y la convicencia, que se ha deteriorado mucho en Cataluña", ha detallado. Además, continuar con la recuperación económica, "uno de los aspectos en los que más se ha faltado a la verdad cuando se exponían los efectos beneficiosos de la independencia".

"Se han trasladado más de 1.000 sedes sociales de empresas en los últimos días, se han desincentivado las inversiones nacionales e internacionales, y se ha desmotivado el turismo, uno de los factores más importantes del PIB de Cataluña", ha explicado Rajoy.

Justificación en la apliación del 155

El Gobierno justifica la adopción de medidas en aplicación del 155 de la Constitución por la desobediencia de la Generalitat a las obligaciones que le impone la ley y por el hecho de que sus actuaciones "atenten gravemente" al interés general de España.

Más información

Así figura en la exposición de motivos de las medidas que está analizando el Consejo de Ministros en una reunión extraordinaria para hacer frente a los planes del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y que serán anunciadas hoy por el jefe del Gobierno, Mariano Rajoy.

El Gobierno considera que Puigdemont puso de manifiesto, en su respuesta al requerimiento del Ejecutivo, su "deliberada voluntad de persistir en la secesión de España y atentar de modo flagrante contra la soberanía nacional y la integridad territorial".

Los posibles afectados por el cese.
Los posibles afectados por el cese.

Los afectados por el cese que ahora debería aprobar el Senado son:

- Carles Puigdemont. Presidente.

- Oriol Junqueras. Vicepresidente de Economía y Hacienda.

- Jordi Turull. Conseller de Presidencia y portavoz del Govern.

- Raül Romeva. Conseller de Asuntos Exteriores, Relaciones Institucionales y Transparencia.

- Josep Rull. Conseller de Territorio y Sostenibilidad.

- Clara Ponsatí. Consellera de Enseñanza.

- Meritxell Borràs. Consellera de Gobernación, Administraciones Públicas y Vivienda.

- Antoni Comín. Conseller de Salud.

- Dolors Bassa. Consellera de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias.

- Joaquim Forn. Conseller de Interior.

- Lluís Puig. Conseller de Cultura.

- Santi Vila. Conseller de Empresa y Conocimiento.

- Carles Mundó. Conseller de Justicia.

- Meritxell Serret. Consellera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación.

Según relatan en la exposición de motivos, Puigdemont no dio una respuesta afirmativa o negativa a la pregunta de si había declarado la independencia a pesar de advertirle de que cualquier contestación distinta a un sí o un no, se interpretaría como un asentimiento.

En consecuencia, subraya que la respuesta es motivo más que suficiente para entender desatendido el requerimiento. Pero a ello suma que, en su carta, señaló que el pueblo de Cataluña decidió el 1 de octubre la independencia en referéndum, dando así "plena validez y carácter vinculante" a una consulta que recuerda el texto que fue suspendido y anulado por el Tribunal Constitucional.

Por su parte, la Mesa del Senado se reunirá hoy a las 13:00 horas para fijar la tramitación hasta entonces de las decisiones del Gobierno, una tramitación que incluye un plazo para que Puigdemont pueda presentar las alegaciones que considere oportunas.

La segunda ocasión será para debatir las medidas definitivas y redactar el texto que se pasa al Pleno. Lo ideal es que se celebre el viernes próximo, aunque no es seguro. En ese Pleno podría intervenir Rajoy. Con toda esta actividad, la próxima semana será una en las que el Senado tenga más protagonismo de los últimos tiempos.

Desde el Gobierno aseguran que el president de la Generalitat tiene "margen" hasta el día del Pleno en el Senado para "dar marcha atrás y volver a la legalidad".

Imprevisibles consecuencias

La suspensión de competencias, no obstante, es una jugada de consecuencias imprevisibles en una Cataluña celosa de su autogobierno, que tiene a su cargo la gestión de importantes servicios como Sanidad y Educación y cuenta con una policía propia.

El presidente catalán Carles Puigdemont ha amenazado con que si se aplica el artículo 155, el Parlamento regional podría proclamar unilateralmente la independencia, amparándose en los resultados del referéndum del 1 de octubre.

Puigdemont está bajo la presión contrapuesta de Madrid y de los círculos empresariales, que le piden dar marcha atrás, y del ala dura del soberanismo, que le exige proclamar ya la república catalana para fortalecer su posición.

Manifestación por la independencia

También este sábado ha tenido lugar una manifestación en el centro de Barcelona en la que miles de independentistas se han congregado para reclamar la puesta en libertad de los líderes de Omnium Cultural y Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Cuixart y Jordi Sánchez, encarcelados preventivamente esta semana como sospechosos de sedición, y para protestar contra la aplicación del 155.

Fotos

Vídeos