Urkullu pide evitar «situaciones traumáticas» para poder «dialogar» a partir de mañana

Ortuzar y Otegi se manifestaron ayer en Bilbao a favor del referéndum.

El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, considera que «la solución es poner las urnas, no quitarlas»

O. BARRIUSO/D. GUADILLA

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha hecho una primera valoración de urgencia de la jornada del 1-O y «particularmente» de los «incidentes a las puertas de los colegios» que, ha advertido, «ahondan en el riesgo de fractura social» que ha denunciado en días precedentes. El jefe del Ejecutivo de Vitoria ha querido hacer un llamamiento a rebajar la tensión en las próximas horas para evitar «situaciones traumáticas» que impidan, a partir de mañana, «el cauce de diálogo que esta situación necesita imperiosamente».

«Hago un llamamiento a que no nos conduzcamos al precipicio», ha instado Urkullu, que, en la última semana, ha intensificado sus contactos con Mariano Rajoy, con quien ha intercambiado varios mensajes y llamadas telefónicas para tratar de buscar una salida política y dialogada al choque de trenes entre el Estado y Cataluña. También ha mantenido abiertos los canales de comunicación con los líderes del PDeCAT, igual que el presidente del PNV, Andoni Ortuzar.

Tras «lamentar profundamente» el desarrollo de la consulta ilegal, que ha dejado imágenes de cargas policiales a las puertas de los colegios, Urkullu ha insistido en un mensaje que, según ha dicho, ya trasladó en su día al presidente del Gobierno: «Esto no debe ser ni seguir siendo así». En este sentido, el lehendakari ha vuelto a insistir en la que, bajo su punto de vista, es la mejor solución, «a la altura de nuestro tiempo y de nuestras sociedades», un referéndum de independencia «legal y pactado» como el que autorizó el Gobierno canadiense en Quebec o el que acordaron Escocia y Reino Unido. Urkullu ya insistió en el último pleno de política general que la salida al conflicto pasa por la institucionalización del derecho a decidir y una reforma profunda del modelo de Estado.

«Evitar lo inevitable»

Por su parte, el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, ha considerado que en Cataluña se «quiere evitar lo inevitable», impedir que los catalanes se expresen, cuando «la solución es poner urnas, no quitarlas». A través de su cuenta de twitter, el máximo responsable del Euzkadi buru batzar ha aludido a la situación que se vive en Cataluña, donde agentes de la Guardia Civil y del Cuerpo Nacional de Policía intentan impedir que se abran los colegios electorales ante la pasividad de los Mossos. Se están viviendo momentos de gran tensión.

Ante este escenario, Ortuzar ha escrito: «Quieren evitar lo inevitable. Hoy se demuestra que la sociedad catalana quiere votar. La solución es poner las urnas, no quitarlas», ha afirmado Ortuzar. El dirigente peneuvista participó ayer en la manifestación que recorrió las calles de Bilbao, convocada por la plataforma a favor del derecho a decidir Gure Esku Dago, y en la que también estuvieron otros dirigentes del PNV y los máximos representantes de la izquierda abertzale, con Arnaldo Otegi a la cabeza.

Fotos

Vídeos