Puertas abiertas

El PNV se pone el traje del pragmatismo para apurar la negociación presupuestaria