Díez Usabiaga ve «falta de ambición» en Euskadi y pide «unidad» a las fuerzas independentistas

Rafa Díez Usabiaga, a la salida de la cárcel de El Dueso.
Rafa Díez Usabiaga, a la salida de la cárcel de El Dueso. / Fotos: Manu Cecilio

El exsecretario general del sindicato LAB ha sido excarcelado después de cumplir seis años y medio por el 'caso Bateragune'

KOLDO DOMÍNGUEZMuskiz

El antiguo líder de LAB, Rafa Díez Usabiaga, ha criticado esta mañana la «falta de ambición» que, en su opinión, existe en Euskadi para articular un proceso independentista y ha reclamado «unidad» a las fuerzas soberanistas. «Aunque cada organización pueda actuar de forma independiente, debemos tener todos una mínima línea de actuación conjunta», ha asegurado en el barrio de Pobeña, en Muskiz, horas después de abandonar la cárcel de El Dueso, en Cantabria.

NOTICIAS RELACIONADAS

Tras pasar sus primeras tres horas en libertad acompañado de su familia y varios dirigentes de LAB, Díez Usabiaga ha reaparecido en público para participar por primera vez en ocho años en un acto político. Ha elegido Muskiz, primera localidad vasca junto a la ‘muga’ con Cantabria, tras denegar la Delegación del Gobierno en la comunidad limítrofe el permiso para llevarlo a cabo en las puertas de El Dueso.

Acompañado por ya más de 300 simpatizantes de la izquierda abertzale, que le han hecho un pasillo de honor con ikurriñas y banderas de LAB, Díez Usabiaga ha ofrecido un discurso de 20 minutos íntegramente en euskera que ha arrancado y finalizado con un llamamiento al acercamiento a Euskadi de los presos. El exdirigente sindicalista ha dedicado buena parte de su intervención a los reclusos y sus familiares, y ha exigido que la «actual política penitenciaria, que está secuestrada en términos políticos por el Gobierno del PP, sea radicalmente modificada y permita contribuir a un escenario integral de paz y convivencia democrática». «La han utilizado como una herramienta para condicionar y sabotear el proceso de paz», ha denunciado. «La situación de los presos es nuestro desafío. Y va a ser nuestra prioridad. No dejaremos de luchar hasta que consigamos traerlos a todos a casa», ha añadido.

Díez Usabiaga se ha manifestado confesado «orgulloso» del trabajo realizado «por la izquierda abertzale en estos 42 años» y del «cambio de estrategia» que se gestó hace ocho años», el proceso ‘Bateragune’, que fue el que le llevó a la cárcel durante seis años y medio. «Querían neutralizarnos pero no lo consiguieron», ha apuntado.

En su discurso también se ha referido a la situación política actual. Ha confesado que durante «todos estos años en la cárcel» ha tenido tiempo de reflexionar y comprobar que la sociedad vasca «tiene mucho potencial». «Pero nos ha faltado ambición como pueblo», ha reconocido. A su entender, en estos momentos «tenemos condiciones objetivas en los ámbitos institucional, sindical, social para avanzar realmente hacia un escenario de soberanía y de cambio social». «Tenemos que acelerar e impulsar el escenario que se abrió en su día en Lizarra para hacer el tránsito entre el autonomismo y la soberanía. Es necesario que todos los que apuestan por la soberanía y el cambio social sean capaces de crear una nueva cultura en términos de acuerdos, compromisos y alianzas», ha reflexionado. «Es hora de avanzar, es hora de converger, es hora de situar una hoja de ruta clara en torno a un nuevo escenario político de soberanía y cambio social para dar un salto en el proceso político».

En pantalón corto

El dirigente abertzale, en quien el propio Arnaldo Otegi confía para sustentar su poder dentro de EH Bildu y frenar a los críticos, ha obtenido este jueves la libertad tras cumplir seis años y medio de condena por el intento de reconstruir la ilegalizada Batasuna a través de la plataforma ‘Bateragune’. A las 8.26 horas, Díez Usabiaga abandonaba la prisión de El Dueso entre gritos de bienvenida de amigos y familiares.

Vestido con pantalón corto, camisa de cuadros y zapatos, ha soltado las dos bolsas que llevaba en las manos para levantar los brazos y, posteriormente, abrazar, en primer lugar, al abogado Iñigo Iruin. Aunque no ha habido acto de homenaje a la salida de prisión al haberlo prohibido la Delegación del Gobierno de Cantabria, alrededor de 200 familiares, amigos y compañeros de LAB le esperaban a la entrada del centro penitenciario

Un emocionado Rafa Díez ha recorrido los 50 metros hasta el párking de la prisión y se ha marchado hacia el barrio Pobeña de Muskiz. Ya por la tarde se celebrará otro recibimiento a partir de las 19.30 horas en su pueblo de residencia, Lasarte.

Especialmente efusivo ha sido el encuentro con el coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, que también estuvo condenado por el 'caso Bateragune'. Precisamente, aunque el líder de la izquierda abertzale vaticinó escenas de tensión en el exterior de la cárcel cántabra, el recibimiento se ha realizado sin incidentes y entre un amplio despliegue de seguridad de la Guardia Civil.

También se encontraban en el recibimiento históricos dirigentes de la izquierda abertzale como Rufi Etxeberria, Tasio Erkizia, Pablo Gorostiaga, José Luis Elkoro e Iñigo Iruin, entre otros. Al lugar también se han trasladado la secretaria general de LAB, Garbiñe Aranburu, y los dos expresos de ETA Jesús María Zabarte y Eugenio Etxebeste Antxon .

«Un preso menos»

La secretaria general de LAB, Garbiñe Aranburu, denunciaba «la ilegalización» del acto de homenaje que estaba previsto que se celebrara frente a la prisión y consideraba que «demuestra el talante antidemocrático del Gobierno». Tras mostrar su alegría por la excarcelación de Rafa Díez, ha recordado que «ya hay un preso político menos en las cárceles», y ha asegurado que éste no debía haber pasado «ni un solo día en la cárcel y fue injustamente encarcelado por el 'caso Bateragune'». A su juicio, se trata de una sentencia que la sociedad vasca «no entendió y no compartió».

Por su parte, la secretaria general adjunta de ELA, Amaia Muñoa, ha asegurado que, con la puesta en libertad del exsecretario general de LAB, ha concluido «una larga historia que nunca debía haber pasado». Según ha declarado a los medios informativos presentes ante la prisión cántabra, Muñoa ha aclarado que «ELA está delante de esta cárcel para mostrar todo su apoyo y solidaridad» con Rafa Díez. A su juicio, este caso «demuestra la falta de democracia del Estado español y la falta de democracia que impide que se puedan desarrollar todos los proyectos políticos con igualdad».

El portavoz de Sortu Arkaitz Rodríguez declaraba justo antes de la salida de Rafa Díez que «con su puesta en libertad, el Estado tiene un rehén político menos y la sociedad vasca recupera un activo político muy importante».

Más de un centenar de personas esperan la salida de prisión de Díez Usabiaga.

Sin indicios de delito

El exsecretario general de LAB fue condenado en septiembre de 2011 junto a Arnaldo Otegi por un delito de pertenencia a organización terrorista, ambos en grado de dirigentes, a las penas de diez años de prisión, inhabilitación para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo e inhabilitación para el empleo de cargo público. El Tribunal Supremo rebajó la condena a seis años y medio de cárcel al considerarles integrantes, y no dirigentes, de ETA.

NOTICIAS RELACIONADAS

Fotos

Vídeos