La principal patronal catalana califica la ley del referéndum de «golpe de Estado jurídico»

Advierte de que el proyecto es «contrario al derecho interno e internacional» y supone «una enorme irresponsabilidad»

E. C.

La organización empresarial más importante de Cataluña, Fomento del Trabajo, advirtió ayer de que el proyecto de ley del referéndum no debe llegar a votarse en el Parlament, y mucho menos aprobarse. En un documento redactado por su comisión jurídica, la patronal sostiene que una declaración unilateral de independencia exprés aprobada por mayoría simple supondría «un golpe de Estado jurídico contrario al derecho interno e internacional, y un ejercicio de enorme irresponsabilidad política de consecuencias impredecibles».

El borrador de la ley se sitúa, según dicha comisión, «completamente en contra del marco constitucional y de los principios de democracia y del Estado de Derecho». Las reivindicaciones soberanistas solo pueden ejercerse «dentro del respeto de la Constitución y de la ley», sostiene la patronal, que añade que el proyecto legislativo «no está legitimado ni por el derecho internacional ni por el mandato democrático de las elecciones al Parlamento del 27 de septiembre de 2015».

El texto prosigue desgranando toda una batería de vicios que presenta el proyecto de ley. Entre ellos, que «no respeta los mínimos exigidos por la organizaciones internacionales para celebrar un referéndum secesionista», «no surge de un amplio consenso» o «impide una campaña con las mínimas garantías temporales».

Por todo ello, concluye que la «legítima reivindicación» catalana del reconocimiento de su singularidad dentro del Estado español «debe encontrar su solución por la vía de la negociación y dentro del respeto de los principios de democracia y legalidad». «Una negociación a la que debe acudirse con ofertas y voluntad de renuncias por ambas partes».

Fotos

Vídeos