¿A quién pretende engañar otegi?

El líder de EH Bildu vuelve a manosear las palabras. «Hay que ser sensible con las víctimas», afirma. ¿Y a qué espera?

El secretario general de EH Bildu, Arnaldo Otegi./EFE
El secretario general de EH Bildu, Arnaldo Otegi. / EFE
Alberto Ayala
ALBERTO AYALA

EL CORREO publicaba este domingo el desgarrador testimonio de la viuda y las hijas de Isaías Carrasco, un trabajador y el exconcejal socialista de Mondragón asesinado el 7 de marzo hará una década por el etarra Beñat Aginagalde. Aquel día el pistolero se colocó frente al parabrisas del vehículo en el que el militante del PSE se disponía a salir hacia su trabajo, en el peaje de la autopista A-1, en Bergara, y le descerrajó cinco tiros que acabaron con su vida.

Este tipo de relatos resultan casi siempre estremecedores por la crueldad de unos hechos carentes de justificación alguna. Aún así, el de Marian Romero y sus hijas, Sandra y Ainara Carrasco, puede que encerrara un plus de dolor, como el de otras víctimas de la sinrazón etarra, por el vergonzoso comportamiento hacia ellas de ciertos ‘amigos’ y vecinos que, como en otros casos, agrandó el drama y lo prolongó en el tiempo.

Cientos de personas, incluidos unos cuantos políticos, han ido dejando testimonio en las últimas cuarenta y ocho horas en las redes sociales del impacto causado por el valiente testimonio de estas tres mujeres. El coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, no dudaba en sumarse al calificativo de «desgarrador» para definir la narración de la familia Carrasco ayer en una entrevista al programa ‘En Jake’ de ETB-2.

El histórico dirigente de la izquierda abertzale no se quedó ahí. Arnaldo Otegi abogó por «hablar menos ‘de’ las víctimas y más ‘con’ las víctimas», por «escucharles» y ser «sensibles» a sus opiniones.

Unas palabras con las que, ciertamente, sólo se puede estar de acuerdo. Lástima que el político independentista, que ha dedicado el grueso de su vida a ejercer también de ‘palmero’ de los asesinos, en lugar de insistir en manosear las palabras, no se aplique la prédica a sí mismo. Que no emplee el ascendiente que todavía pueda tener en su mundo, que sospecho debe ser aún notable, para reconocer que matar ni tuvo ni tendrá justificación, y para dejar de intentar travestir de héroes a asesinos.

Use usted el tirón que aún conserva en su mundo para parar los homenajes a asesinos

¿De verdad que le ha impactado tanto a Otegi el testimonio de la familia de Isasías? Leería entonces que Sandra, la hija mayor, confiesa que lo que más daño le ha hecho estos años ha sido «el entorno, las pancartas, las manifestaciones. Ahora -añade- tengo mis momentos. Cuando veo alguna foto o bienvenida a un preso me entran los siete males».

Sé que EH Bildu es una coalición plural. También sé de las dificultades y los esfuerzos realizados desde Sortu para que la paz haya sido irreversible. Pero, señor coordinador, ¿por qué no usa su tirón para, junto a otros, cortar los recibimientos a asesinos y cómplices etarras que salen de la cárcel tras cumplir su pena? No les niego el derecho humano a alegrarse y hasta a festejarlo pero, por favor, en privado.

Que ni Policía, ni jueces ni fiscales hayan intervenido no evita que sea una indecencia ética y política. Una bala moral a las víctimas. Demuéstrenos que no sigue empleando su tiempo en intentar engañar no sé a quien.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos