«Estuve más preocupado por la ética de la paz que por las víctimas», admite el obispo Uriarte

Imagen del debate que mantuvieron en el seminario diocesano entre Juan María Uriarte (izquierda) y Mario Iceta./Obispado de Bilbao
Imagen del debate que mantuvieron en el seminario diocesano entre Juan María Uriarte (izquierda) y Mario Iceta. / Obispado de Bilbao

Repasa junto al prelado Mario Iceta el papel de la Iglesia en los años de plomo y abogan por una reconciliación con justicia y memoria

Pedro Ontoso
PEDRO ONTOSO

Juan María Uriarte reconoce que estuvo «más preocupado por la paz social y por la ética de la paz que por las personas que más estaban sufriendo los efectos de esa falta de paz y de esa violencia, por las víctimas». El obispo emérito de San Sebastián, que fue auxiliar de Bilbao, lo circunscribe a una primera fase, no a los últimos diez años en la diócesis guipuzcoana, donde visitó «a muchas víctimas de ETA y a algunas madres de presos, bien afligidas y bien doloridas por la trayectoria de sus hijos y su futuro. Todos reaccionamos tarde, también la Prensa. No me justifico: a mí el Evangelio me tenía que haber hecho despertar antes y ayudar a despertar a otros», asume.

La autocrítica episcopal se recoge en un diálogo que el prelado vizcaíno ha mantenido con Mario Iceta, obispo de Bilbao, moderado por el vicario general, Ángel María Unzueta. La conversación, recogida en un vídeo, tuvo lugar en las instalaciones del seminario diocesano, días después del comunicado de los obispos del País Vasco y Navarra en el que pedían perdón «por la ambigüedad y complicidad» de la Iglesia vasca durante la historia de terror de ETA. El texto generó un hondo malestar en una gran parte del clero, aunque fue aplaudido por otras instancias.

Uriarte cree «haber contribuido, con otros, a ir gestándose poco a poco ese deseo de paz y esa resistencia moral ante ETA y ante reacciones que desbordaban los derechos humanos, como por ejemplo los casos de torturas. Esto último lo hemos dicho, en su nivel y en su grado, con una palabras más comedidas». Por eso rechaza la acusación de ambigüedad. «Decir que los obispos vascos hemos sido equidistantes es ofendernos en lo más profundo de nosotros mismos». El prelado asegura que ha dialogado con todos los partidos «en orden a la pacificación y a los pasos a dar. Incluso con los más distantes que puedan estar de nosotros». Y confirma haber realizado «bastantes gestiones discretas para acercar posiciones, templar tensiones y ayudar a personas».

Esta implicación se remonta a 1977. Los obispos vascos viajaron a Madrid para visitar a Adolfo Suárez y pedirle una amnistía total. «No estamos nada seguros de que con una amnistía total ETA vaya a dejar de actuar delictivamente como lo está haciendo hasta ahora. Pero estamos seguros de que si no se da esa amnistía, va a seguir la tragedia y los crímenes. El presidente del Gobierno nos hizo caso y decretó una amnistía total. Y ETA siguió matando. Eso hizo más fuerte y profundo el sufrimiento», evoca Uriarte.

En esa línea alude al «encuentro máximo» que mantuvo en 1989 como mediador entre los enviados de Aznar y de ETA a petición del Gobierno y de la banda. «Los efectos ulteriores quedaron como queda la nieve que cae sobre un suelo que está aún cálido y se derrite. Pero prepara que otros copos puedan cuajar. Quiero pensar que no fue completamente inútil y que preparó el camino para otros encuentros que fueron más eficaces».

Fotografía del debate que mantuvieron en el seminario diocesano entre Juan María Uriarte (izquierda) y Mario Iceta.
Fotografía del debate que mantuvieron en el seminario diocesano entre Juan María Uriarte (izquierda) y Mario Iceta.

Movimiento pacifista

Ambos obispos coinciden en que el movimiento pacifista tuvo un origen cristiano. Uriarte apunta la cobertura de un magisterio episcopal «insistente y enérgico» con respecto a ETA, que tuvo eco en comunidades parroquiales y en parte de la juventud. «Gesto por la Paz fue una de las iniciativas más bellas en los tiempos de plomo», valora. Iceta recuerda los años en los que la violencia tenía atenazada a la sociedad. «En mi cuadrilla no se hablaba de política. Había miedo. Recuerdo el primer acto de Gesto en Gernika. Fue rompedor. Alguien se atrevía a levantar la mano y decir 'esto no es así'. En los pequeños pueblos era más duro. Aquello ayudó a romper aquel ambiente bunkerizado y monolítico. Se abrieron poros de libertad. Luego ha habido una evolución ética de la sociedad para deslegitimar cualquier forma de violencia y defender las ideas con la palabra, aunque queda camino por recorrer».

Uriarte hace autocrítica en el debate, recogido en un vídeo, pero rechaza la acusación de ambigüedad

Aunque en una sociedad secularizada la Iglesia ha pasado de ser una institución omnipresente a una minoría significativa, los obispos consideran que se ha abierto una puerta para la gran tarea de la reconciliación, que va más allá de la mera convivencia y de la aplicación de la justicia y la reparación del daño causado. Iceta aboga por «acompañar» a todas la personas «que se han visto sumergidas en esta situación tan dolorosa. A las víctimas, que han quedado absolutamente marcadas para siempre, y a quienes hicieron el mal y causaron tanto dolor, que es la clave de nuestra pastoral penitenciaria». Con transparencia, pero sin publicidad.

«Una sociedad donde las injusticias quedan impunes se va deteriorando y destruyendo a sí misma», advierte Uriarte, que estima que se dan las condiciones para iniciar un proceso de reconciliación activa. «Más que declaraciones públicas solemnes tiene que haber acciones concretas y reales», apremia, ante el riesgo de que la sociedad quiera pasar página y se olvide. Y sobre el perdón, señala que «legalmente no se puede exigir a nadie, tampoco que se arrepienta de lo que ha hecho y lo manifieste», pero lo ve necesario «para la paz social y la sanación de las personas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos