La ponencia de memoria incluye como víctima a un ex preso de ETA afectado por la dispersión

Unai González fue condenado a seis años de cárcel por pertenecer a Jarrai. / EiTB

El foro parlamentario arranca la próxima semana con el testimonio de Rosa Lluch, Josu Elespe y Unai González

LORENA GIL

La ponencia de Memoria y Convivencia del Parlamento iniciará los trabajos el miércoles de la próxima semana con el testimonio de dos víctimas de ETA y un ex preso afectado por la dispersión. Se da la circunstancia de que el foro, del que los partidos que se dan cita en el foro –todos salvo el PP–, acordaron dedicar sus primeros meses de andadura a debatir y buscar «amplios consensos» exclusivamente en torno a las víctimas, ya fueran de diferentes grupos terroristas y de abusos policiales para garantizarse un arranque tranquilo, y aparcar hasta el año que viene cuestiones más espinosas como la política penitenciaria y la situación de los presos. No obstante, en la que será su primera sesión, la ponencia incluirá en el apartado de víctimas, a propuesta de EH Bildu, un ex preso de ETA afectado por la dispersión.

Se trata de Unai González, condenado a seis años de cárcel por pertenecer a Jarrai, pena que cumplió en Teruel. Su suegra falleció en accidente de tráfico cuando acudía a visitarlo a la cárcel. Su testimonio se incluyó en un programa de EiTB y participó en unas jornadas organizadas con Sare junto a víctimas de ETA como Sara Buesa y Rosa Rodero. La coalición abertzale ha propuesto la incorporación de su testimonio en el foro parlamentario por «sufrir la dispersión» y su experiencia se escuchará junto con la de los familiares de dos políticos asesinados por ETA. El miércoles de la próxima semana acudirán al Parlamento, además del propio Unai González, Rosa Lluch, hija de exministro socialista Ernest Lluch, muerto a manos de los terroristas en el año 2000, y Josu Elespe, hijo de Froilán Elespe. Este último, teniente de alcalde de Lasarte, fue asesinado por ETA en 2001.

A estos tres testimonios se sumarán en fechas posteriores el de otras nueve personas. El PSE ha defendido desde un principio la necesidad de dar voz a las víctimas en la ponencia con el fin de que se conviertan en «palanca» de todas las políticas públicas de memoria. De esos doce, tres serán a propuesta de cada uno de los cuatro partidos que forman parte de este grupo de trabajo. Se prevé que asistan, entre otros, seis víctimas de ETA, una de los GAL, una de abusos policiales y un experto en esta materia.

Fotos

Vídeos