Piden dos años para un ertzaina acusado de golpear a una senadora de Amaiur

El parlamentario de EH Bildu Julen Arzuaga muestra una foto de Mendizabal, herida tras la carga de la Ertzaintza en 2013./EFE
El parlamentario de EH Bildu Julen Arzuaga muestra una foto de Mendizabal, herida tras la carga de la Ertzaintza en 2013. / EFE

Según la acusación, el golpe que propinó el agente contravenía las «directrices» del cuerpo y provocaron unas heridas que tardaron 113 días en sanar

EFE

La Fiscalía y la acusación particular piden dos años de cárcel y otros dos de suspensión para un ertzaina acusado de golpear a la senadora de Amaiur Amalur Mendizabal, quien sufrió una brecha en la cabeza en unos incidentes ocurridos en Hernani. La defensa, por su parte, reclama la libre absolución de su cliente, según han señalado fuentes del caso.

Los hechos se produjeron el 30 de septiembre de 2013 en la citada localidad, donde la Guardia Civil desarrolló una operación en la que registró la sede del colectivo de apoyo a los presos de ETA Herrira y que se saldó con la detención de varios dirigentes de esta organización. Según recoge el escrito de acusación de la Fiscalía «debido al reparto de competencias en materia policial, el dispositivo de seguridad ciudadana establecido para evitar incidentes» correspondió a la Ertzaintza, que «dispuso dos líneas de contención», en la segunda de las cuales se encontraba situado el acusado.

«Alrededor de las 22.50 horas, coincidiendo con la salida de unos detenidos», las personas que se encontraban congregadas en el lugar «comenzaron a proferir gritos en protesta contra esta actuación», así como «a arrojar objetos». Por este motivo, «se ordenó el disparo de salvas sin munición y el avance de la primera línea» de policías, lo que propició que «se abrieran huecos en la formación que fueron completados por agentes de la segunda línea», entre ellos el procesado.

En un momento determinado, prosigue el texto, el encausado presuntamente «propinó un golpe con su bastón policial, elevándolo por encima de su cabeza y descargando en vertical, hacia abajo, que alcanzó» a la perjudicada, «provocándole un traumatismo craneal con herida inciso-contusa en la frente y una contractura muscular». Estas heridas requirieron de seis puntos de sutura en el cuero cabelludo y otros dos en la frente, así como tratamiento farmacológico pautado cada ocho horas, según detalla el documento de la Fiscalía, que aclara que cuando ocurrieron los hechos Mendizabal no estaba desempeñando «función alguna relacionada con su cargo» en aquel lugar.

113 días en sanar

La afectada, representada como acusación particular en este caso por el letrado Iñigo Iruin, «tardó en sanar 113 días en los que no tuvo impedimento para sus ocupaciones habituales» y como secuelas sufre «una cicatriz de seis centímetros en el cuero cabelludo».

El texto del Ministerio Público mantiene que la «mecánica» del golpe propinado por el imputado «contraviene las directrices de la Ertzaintza para el uso de material antidisturbios», sobre «regulación del uso y control del armamento, munición y otros elementos antidisturbios». Esta normativa «específicamente» dispone que, «en último extremo», el bastón policial «puede usarse para golpear», pero para evitar impactos «fortuitos» sobre la cabeza «se trazará una trayectoria descendente, partiendo desde los hombros».

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito de lesiones en su modalidad de instrumento peligroso y la agravante de prevalerse del «carácter público» del presunto autor y la atenuante de «exceso en el cumplimiento del deber». Por todo ello, demanda que se impongan al agente dos años de prisión y otros dos años de «suspensión de empleo o cargo público respecto del desempeño de funciones» en su puesto. Asimismo, el Ministerio Público reclama que el procesado indemnice a su víctima con 3.600 y que se declare responsable subsidiario a la administración autonómica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos