El PSE pide a Sánchez que ponga fin a la «excepcionalidad» de los presos de ETA

Manifestación por los presos de ETA en Bilbao./EFE
Manifestación por los presos de ETA en Bilbao. / EFE

EH Bildu dice que «la convivencia debe construirse sobre el reconocimiento del daño causado» y pide gestos a los reclusos para facilitar su acercamiento

Octavio Igea
OCTAVIO IGEA

Pedro Sánchez y su ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, ya tienen sobre la mesa la primera petición oficial del PSE para que modifique su política penitenciaria. La socialista Rafaela Romero ha reclamado esta mañana al Ejecutivo central que ponga fin a la «excepcionalidad» que viven los presos de ETA y «tome medidas» para acabar con su alejamiento. «Sin ETA no hay razones que justifiquen la situación, en el nuevo tiempo en el que estamos esta es una cuestión que debe abordarse», ha recalcado Romero.

La socialista, que considera que el «acercamiento físico» de los reclusos a «la sociedad en la que viven sus víctimas» es una «cuestión de país», ha llamado a los gobiernos central y vasco a «dar pasos». Lo ha hecho durante una sesión de la comisión de Derechos Humanos del Parlamento en la que todos los partidos de la Cámara, excepto el PP, han mostrado su «desacuerdo» con la política penitenciaria del Estado y el alejamiento de los etarras. PNV, Elkarrekin Podemos y el propio PSE han secundado una propuesta de EH Bildu después de que la coalición soberanista haya accedido a pedir autocrítica a los reclusos. «La convivencia se debe construir sobre el reconocimiento del daño causado», ha dicho el parlamentario independentista Julen Arzuaga en euskera.

Además de reclamar gestos a los etarras, la proposición no de ley aprobada en el Parlamento «entiende necesaria una nueva política penitenciaria» que se base en principios de humanidad e individualización de la condena, precepto al que han empezado a acogerse los presos de ETA durante los últimos meses para acceder a beneficios penitenciarios. El debate lo ha llevado EH Bildu a la Cámara vasca para lamentar el suicidio del etarra Xabier Rey el pasado marzo en la cárcel de El Puerto de Santamaría. «La cárcel no supo ver lo que venía», ha criticado.

Más información

El acuerdo parlamentario ha vuelto a manifestar la «voluntad mayoritaria» de los partidos vascos de que se ponga fin al alejamiento como parte del proceso de normalización tras el fin de la actividad de ETA. «La situación en Euskadi ha cambiado radicalmente y debe aplicarse también a la política penitenciaria, todos los expertos dicen que ya no tiene sentido», ha dicho el parlamentario del PNV Iñigo Iturrate. También ha recalcado la necesidad de que los presos reconozcan el daño causado «con unas palabras u otras» para «sanar la convivencia». «Hoy se abre un camino», se ha congratulado una vez que EH Bildu ha asumido la petición. «La excepcionalidad no casa con la reinserción», ha añadido la integrante de Elkarrekin Podemos Pili Zabala, «se debe aplicar una política penitenciaria más flexible».

Frente al acuerdo mayoritario se ha posicionado el PP, que ha defendido que «la actuación de la Justicia no depende de escenarios sino de lo que dicen los jueces». Los populares han votado en contra de la crítica a la política penitenciaria planteada por EH Bildu y se han abstenido respecto a la enmienda de PNV, Elkarrekin Podemos y PSE que requiere autocrítica a los presos. El popular Carmelo Barrio ha considerado que el segundo documento «se queda corto» porque no ha requerido a los etarras que colaboren con la Justicia para esclarecer los más de 300 asesinatos de ETA cuya autoría se desconoce.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos