Las 'perlas' del 'show' de El Bigotes en el Congreso

Álvaro Pérez, durante su comparecencia de hoy.

Álvaro Pérez apunta contra todos en la Comisión de Investigación sobre la supuesta financiación irregular del PP. «Catalá es un vendedor de chochonas» y a Rajoy «le acompañé a cambiar unas gafas»

ELCORREO.COM

1

«Se está calentito aquí dentro»

A las cinco de la mañana se ha levantado hoy el Bigotes en su celda de Valdemoro para acudir al Congreso, que no pisaba desde que acompañó a Rajoy a la óptica allá por 2004, y volver a sorprender a todos con su estilo monólogo 'stand-up comedy' que ha seducido a los diputados.

«Hacía mucho tiempo que no venía por aquí, además se está calentito», ha arrancado Álvaro Pérez Alonso para abrir boca. Se refería a su última visita a la Cámara Baja con el actual presidente del Gobierno, que ha revelado luego, y al «fresquito» que ha pasado en un calabozo al ser trasladado desde la cárcel, aunque su relato en defensa de los presos lo ha dejado para la guinda del pastel.

2

A cambiar las gafas de Rajoy

«Yo iba diario a Génova». Álvaro Pérez, 'El Bigotes', mano derecha de Francisco Correa, ha dejado claro ante la comisión parlamentaria que investiga las cuentas del PP que durante años trabajó codo con codo con los principales responsables del partido, entre ellos el propio Mariano Rajoy. «Los he tratado a todos, pero no en reuniones, en los actos (electorales)», ha confesado Pérez, que ha revelado datos de su relación personal con el ahora presidente del Gobierno, que siempre ha negado que conociese a 'El Bigotes' más allá de verle en los mítines. «Tampoco era una relación de ¿Qué pasa Mariano? ¿Cómo éstas? ¿Cómo has dormido?», ha apuntado el compareciente, quien, no obstante, ha remarcado que durante «once meses» sí que trató en persona a Rajoy. Una relación que fue más cercana –ha apuntado- durante el viaje que realizó con el hoy jefe del Ejecutivo a finales de 2003. Según Pérez, incluso acompañó a Barcelona a cambiarle las gafas a una óptica de Madrid, junto a su entonces jefa de Gabinete, Belén Bajo.

3

«Aznar y Rajoy se llevaban a palos»

Belén Bajo, ha dicho 'El Bigotes' fue quien en una ocasión le abroncó en la sede nacional y por eso dejó de trabajar con Génova y ya después le acogió Francisco Camps en la Comunidad valenciana.

A su juicio, el origen de aquella ruptura fue que Rajoy se llevaba «fatal, a palos», con José María Aznar, que era quien les llevó a Génova, y que por eso decidió cortar con aquellas empresas.

El PP, ha explicado, no era buen pagador y tenía que enviar cartas a quien mandaba, incluso a Rajoy, para cobrar. Y por eso también rechaza la versión de los dirigentes actuales del PP acerca de que eran «gente que se ha aprovechado» del PP: «Nadie se ha aprovechado de nada», ha protestado.

Con todo eso, tiene «clarísimo» que ahora el PP trate de «demonizarle» y ya no le conocen. «Cuando tú pasas de humano a apestado, es lógico -ha reconocido en momento-. Cuando dicen que no se acuerdan de ti, pues imagino que tratan a mucha gente y la memoria es débil y vas olvidando el rostro».

4

¿Dónde están los donantes?

Álvaro Pérez, responsable de la empresa 'Orange Market' de la red Gürtel, cree que en el caso de la supuesta financiación ilegal del PP no se han tomado todas las medidas que se debieran contra los donantes del partido, y en ese capítulo ha citado en concreto a Ignacio López del Hierro, marido de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal,

5

Que Zoido y Rajoy prueben los furgones

El Bigotes' ha denunciado la falta de seguridad para presos en furgones de la Guardia Civil y reta a Rajoy y Zoido a probarlos. Álvaro Pérez, responsable de 'Orange Market' que cumple condena por uno de los sumarios de la trama Gürtel, ha aprovechado su presencia en el Congreso para pedir más atención a la población reclusa y ha denunciado la falta de seguridad de los presos en los traslados en los furgones de la Guardia Civil, llegando incluso a retar al presidente Mariano Rajoy y al ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, a viajar en esos vehículos: «Hay que ser muy hombre para aguantar media hora», ha comentado.

6

Rafael Catalá, «vendedor de chochonas»

Su cruzada ahora es conseguir que la justicia sea justa, y no ejemplar como dice el ministro «vendedor de chochonas» Rafael Catalá, para que Iñaki Urdangarin deje de pasearse tranquilamente «alrededor del lago» de Ginebra mientras él sufre en la cárcel.

Su conclusión es que en España «la Justicia no es igual para todos» y ha recordado que «el cuñado del rey», Iñaki Urdangarín, está tan condenado como él pero mientras él cumple condena en la cárcel de Valdemoro, el marido de la infanta Cristina está en Ginebra (Suiza) esperando la revisión del Tribunal Supremo. «Nada que ver para unos y para otros", ha remachado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos