El Parlamento vasco «rechaza» los homenajes a etarras con la abstención de EH Bildu

Recibimiento en Andoain a dos ex presos que colaboraron en el asesinato de Joseba Pagazartundua. /EFE
Recibimiento en Andoain a dos ex presos que colaboraron en el asesinato de Joseba Pagazartundua. / EFE

PNV, PSE, PP y Elkarrekin Podemos superan sus diferencias, logran un acuerdo de mínimos y reprochan a la coalición soberanista su actitud

DAVID GUADILLA

El Parlamento vasco mostró este jueves su «rechazo» explícito a los homenajes a miembros de ETA al considerarlos «contrarios a la defensa de los derechos humanos» y por suponer «una revictimización de las víctimas». Lo ha hecho con los votos a favor del PNV, PSE, Elkarrekin Podemos y PP, que han logrado superar los recelos generados durante las últimas semanas y lograr un mínimo consenso que ha evitado la imagen de una Cámara fracturada por una cuestión en la que, al menos estas cuatro fuerzas, están de acuerdo. EH Bildu ha optado por abstenerse.

La votación en la que se han reprochado los recibimientos a ex presos de la banda terrorista ha llegado tras una intensa ronda de conversaciones al más alto nivel que se han prolongado durante las últimas 24 horas. Se trataba de intentar acercar posturas entre la proposición original que había registrado el PP y las enmiendas que habían elaborado el PNV y el PSE de forma conjunta por un lado y Podemos por otra.

El origen del conflicto estaba en que, según el resto de partidos, la propuesta de los populares iba más allá de lo necesario al instar a la Ertzaintza a impedir dichos actos, algo que jeltzales y socialistas han recalcado que solo puede hacerse si lo dictamina la Justicia. A esto había que añadir que en el texto del PNV y PSE no se incluía de forma explícita la palabra «rechazo», algo que era duramente criticado por el PP, y que sí aparecía en el documento presentado por Elkarrekin Podemos.

La solución ha empezado a cocerse a primera hora de la mañana. PNV y PSE han llegado a un acuerdo con la coalición morada para fusionar sus dos iniciativas. De esta manera, la proposición final que se ha presentado a votación ha constado de seis puntos. En el primero ha sido donde se ha incluido el «rechazo» explícito a los homenajes a etarras.

«Resocialización de las personas»

En el resto se ha apostado por «el reconocimiento a las víctimas», por la «resocialización» de las personas que han cumplido condena y por defender el papel de la ponencia de Memoria y Convivencia creada en el Parlamento vasco. El PP no participa en este foro, lo que suponía un problema para que los populares asumiesen en su conjunto la propuesta consensuada por los otros tres partidos.

Para evitar la imagen de una fractura política en una cuestión tan sensible, los partidos han buscado una salida: la de votar por puntos la iniciativa acordada por PNV, PSE y Podemos. De esta manera, el PP ha votado a favor del primer punto y se ha abstenido en los otros cinco. Aunque ha habido diversos reproches cruzados, la fotografía que ha salido del Parlamento vasco es la de una amplia mayoría rechazando de forma clara los homenajes a etarras

La única formación que no se ha sumado al consenso ha sido EH Bildu. La coalición soberanista se ha abstenido. Durante su intervención, su portavoz, Julen Arzuaga, ha asegurado que los recibimientos a ex presos de ETA «no son homenajes, solo actos de bienvenida». A su juicio, en estos 'ongi etorris' «no se ha ensalzado la actividad de nadie ni se ha puesto en valor el currículum delictivo de nadie». Arzuaga ha recalcado que dichos actos «de apego» no suponen «una humillación a las víctimas» y no buscan su «agravio». Ha considerado normal que los familiares reciban a alguien que ha pasado muchos años en la cárcel.

«Contagian el odio a las generaciones futuras»

Unos argumentos que no han convencido al resto de grupos. Borja Sémper (PP), en un tono muy duro, ha subrayado que no se puede permitir «la ocupación del espacio público por parte de quien ha segado vidas», ha recalcado que quienes participan en dichos recibimientos «no tienen derecho a contagiar el odio a las generaciones futuras» y ha considerado que lo que «nos define como sociedad es cómo respondemos a este tipo de actos».

Unos homenajes que han sido calificados como una «bajeza moral» y una «vergüenza democrática» por parte de Iñigo Iturrate (PNV), que también han sido duramente censurados por Lander Martínez (Elkarrekin Podemos) y José Antonio Pastor (PSE). El portavoz socialista se ha dirigido a Arzuaga para preguntarle cómo respondería la coalición soberanista si el recibimiento se tributase a «un violador».

El debate se ha producido en un contexto muy particular. Después de que el domingo se recibiese en Andoain a dos ex presos que habían colaborado en el asesinato de Joseba Pagazaurtundua y solo dos horas después de que todos los grupos, incluido EH Bildu, hayan participado en el homenaje a Fernando Buesa y su escolta Jorge Díez, asesinados por ETA el 22 de febrero de 2000. La propuesta original presentada por el PP ha sido rechazada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos