El PNV no negociará los Presupuestos con Rajoy hasta que Cataluña tenga «instituciones legítimas»

Ortuzar, en la manifestacion para pedir la liberacion de los lideres de ANC y Omnium. /EC
Ortuzar, en la manifestacion para pedir la liberacion de los lideres de ANC y Omnium. / EC

Andoni Ortuzar ha afirmado que si el Gobierno «tiene prisa», que «hable con la mayoría del 155», en referencia a PSOE y Ciudadanos, que respaldaron la aplicación de ese artículo tras la declaración de independencia

IGNACIO ARAMBURU

El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, ha adelantado este jueves que su partido no negociará los Presupuestos Generales del Estado hasta que Cataluña tenga de nuevo «instituciones legítimas y legitimadas».

En una entrevista en la Cadena SER, Ortuzar ha afirmado que si el Gobierno «tiene prisa por negociar los presupuestos, que hable con la mayoría del 155», en referencia a PSOE y Ciudadanos, que respaldaron la aplicación de ese artículo a Cataluña. «El Gobierno y el PP saben que ante esta situación de régimen de excepcionalidad política, con el artículo 155 en la mesa, con gran parte de los dirigentes políticos catalanes en prisión», el PNV no se siente «vinculado» para sentarse a negociar.

Ortuzar ha dicho que entendería «coherente» que el Gobierno pactara las cuentas «con la mayoría aplastante del 155». El PNV aguardará hasta ver «cómo se restaura la normalidad en Cataluña» y que «esté gobernada por instituciones legitimadas y legítimas», para plantearse la negociación con el Gobierno y para estudiar incorporarse a la comisión del Congreso para una reforma el modelo territorial.

«Tambores de guerra»

Ha asegurado que su partido ve «con mucha preocupación el renacer del espíritu del Cid Campeador en España», después de haber comprobado que «los tambores de guerra pudieran más» en Madrid y Cataluña y la lógica del enfrentamiento frustró la solución negociada de una convocatoria electoral que había planteado el lehendakari, Iñigo Urkullu, como mediador.

A su juicio, si hubiera prosperado la iniciativa del lehendakari habría ahora un escenario radicalmente distinto, no habría políticos en la cárcel, y seguramente se habrían convocado unas elecciones desde la legalidad y la legitimidad catalana, porque las de diciembre «nacen con esa mácula de haber sido impulsadas desde la vía excepcional del 155».

«Puigdemont tenía tomada la decisión de convocar elecciones, pero carecía de las certidumbres que necesitaba y recibió críticas de donde menos se lo esperaba», cuando «el patio soberanista se le alteró» y «se enviaron tuits que hicieron mucho dañó» como el de Gabriel Rufián de ERC, sobre las «155 monedas de plata», apuntando a una traición por parte del president, ha relatado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos